Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

25 Oct 202020:14

Look!

La importancia de arriesgar

22 Feb 2011 — 00:00
Compartir
Me interesa

Virginia Fernández.- Cuarta jornada en Cibeles Madrid Fashion Week, en la que la tónica es la falta de riesgo en las propuestas de los diseñadores. Puede que sea la crisis o la falta de creatividad, pero el caso es que, con una media de seis desfiles diarios, el comentario generalizado hace referencia a este hecho. Sin embargo, no hay regla sin excepción y ayer la excepción fue Adolfo Domínguez.

Un lienzo de hormigas presidía la pasarela, obra de Tiziana Domínguez, directora creativa de la firma. Y es que Adolfo Domínguez ha hecho de algo tan insignificante como una hormiga el leit motiv de su colección: ya sea plasmada en estampados (el nuevo floral) o aplicada a cinturones y broches.

 

Pero, además, la sorpresa vino de la mano de la paleta de colores flúor en la que se representaban las hormigas. Tonalidades más bien veraniegas pero que la firma ha sabido adaptar a la temporada otoño-invierno mediante el uso inteligente de los tejidos. Toda una apuesta de riesgo que al plasmarse sobre la pasarela cobró todo el sentido.

 

El riesgo no quedó ahí. El diseñador mezcló sabiamente texturas y tejidos, logrando un trabajo artesanal  y altamente sofisticado. Paños de lana se entremezclaban con crêpes de seda y gasas. Triples organzas, dificilísimas de trabajar, desdramatizadas en forma de chaleco…

 

Para rematar los looks, nada como complementos y calzado en ante fosforito para las salidas más sobrias y en pieles que imitaban el cocodrilo contrarrestando los estilismos más atrevidos.   

La semana look!
Publicidad
...