Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

12 Abr 202117:26

La industria de la moda no remonta en EEUU: se hunde un 18% hasta septiembre

La facturación acumulada de las empresas de confección del país se situó en 52.000 millones de dólares en los nueve primeros meses de 2020. El sector encadena seis trimestres en descenso.

25 Feb 2021 — 04:54
I. P. G.
Compartir
Me interesa

La industria de la moda no remonta en EEUU: se hunde un 18% hasta septiembre

 

 

 

Si el comercio tose, la industria se constipa. Esta ha sido la norma que ha marcado la evolución de la industria de la moda en el último año, condicionado por las restricciones impuestas por la pandemia. En Estados Unidos, el Covid-19 se ha llevado un mordisco de 11.000 millones de dólares en las ventas de los productores de confección sólo hasta septiembre, según los últimos datos disponibles en US Census Bureau.

 

La cifra de negocio agregada de las empresas manufactureras de ropa y artículos de piel se situó en 52.000 millones de dólares en los nueve primeros meses del año, lo que supuso un desplome del 17,7% respecto al año anterior.

 

En términos absolutos, el sector ha dejado de ingresar 11.174 millones de dólares entre enero y septiembre, en relación al mismo periodo del año anterior. Trimestre a trimestre, la evolución de los ingresos coincide con los de la pandemia.

 

En el segundo, cuando buena parte del comercio en el país cerró (aunque las restricciones no llegaron a ser tan estrictas como en España), la cancelación en masa de pedidos y la paralización de la actividad motivaron una caída de ingresos del 32%, la mayor desde que hay registros, hasta 13.396 millones de dólares.

 

 

 

 

 

Para encontrar un trimestre tan malo en volumen de facturación hay que remontarse a 2003, cuando el sector en su conjunto invirtió 18.503 millones de dólares. En el tercer trimestre, la caída se moderó pero continuó siendo histórica, del 13%. En la serie histórica, que comenzó en 2000, sólo hubo tres trimestres que registraron mayores descensos: el segundo de 2020, el cuarto de 2003 (del 19%) y el segundo de 2006 (del 13%).

 

Con todo, la evolución del sector ya era mala antes del golpe del coronavirus. En términos agregados, las empresas de cuero y confección de Estados Unidos encadenan seis trimestres consecutivos en descenso.

 

La racha comenzó en el segundo trimestre de 2019, con una caída del 9%, a la que siguieron otras del 8% en el tercer trimestre; del 5% en el cuarto y del 10% en el primero de 2020.

 

 

 

 

La mala evolución de los ingresos se refleja también en el resultado neto del sector. Tras ganar 16 millones de dólares en el tercer trimestre de 2019 y otros 15,5 millones en el cuarto, el sector entró en pérdidas en el primer periodo de 2020 y se agravaron en el segundo con unos números rojos de 16,8 millones. En el tercer trimestre, la confección pudo volver a la senda de la rentabilidad, con un resultado neto de 15,23 millones.

 

La radiografía del sector textil, en el que Estados Unidos todavía mantiene cierta relevancia mundial gracias al algodón, es todavía más dramática. La facturación de este tipo de compañías encadena ocho meses consecutivos en descenso y sólo en los nueve primeros meses del año se ha desplomado un 13,5%.

 

En el primer trimestre de 2020, las ventas cayeron un 7,1%; en el segundo, un 25,7%, y en el tercero, un 6,5%. En 2019, antes de la pandemia, las caídas habían sido ya a doble dígito.

Publicidad
Comentar
Compartir
...