Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre nuestra: Política de cookies

Líder en información económica del negocio de la moda

22 Sep 201812:43

h Back Stage

Las ‘apps’, el arma de batalla de Nike, Under Armour y Asics para entender al cliente

Las gigantes del deporte han invertido cientos de millones de euros en crear sus propias herramientas digitales para captar a nuevos clientes y conocer mejor su comportamiento.

04 Abr 2018 — 04:47
Guillermo G. Recio
Temas relacionados
Me interesa

Las ‘apps’, el arma de batalla de Nike, Under Armour y Asics para entender al cliente

 

 

La transformación digital, en el corazón de la estrategia de los titanes del deporte. Desde la fabricación hasta la logística, pasando por su ofensiva directa al consumidor, las apps, así como las comunidades y experiencias derivadas de ellas, se están convirtiendo en su as bajo la manga para ganar la carrera. El objetivo es conseguir los máximos datos posibles para conocer mejor a sus clientes y atinar en el diseño de sus productos. Pero esta estrategia no está exenta de riesgos, evidentes después de los problemas de seguridad que ha evidenciado Under Armour tras sufrir el robo de los datos de 150 millones de usuarios de MyFitnessPal.

 

Cuando un usuario utiliza la app de una marca deportiva, todas las interacciones de los usuarios quedan guardadas, ya sea en el proceso de compra de unas zapatillas o en el registro del entrenamiento a través de sus aplicaciones específicas. Muestra de ello es el último movimiento de Nike, que ha adquirido la empresa Zodiac, especializada en análisis de datos sobre el consumidor. Esta operación “demuestra nuestro compromiso de acelerar aún más la transformación digital de Nike y mejorar nuestras capacidades analíticas y de datos del consumidor”, apuntó Adam Sussman, vicepresidente y director de operaciones digitales del grupo en un comunicado.

 

El gigante estadounidense ha acelerado el lanzamiento de aplicaciones móviles con las que crear comunidades en torno a sus productos, y el reto ahora es disponer de herramientas de análisis de sus clientes para acertar mejor en sus estrategias. El club de la marca, relanzado el pasado noviembre con la aplicación, “está brindando oportunidades para nuevas asociaciones de servicios digitales”. Su intención es facturar 50.000 millones de dólares (40.597 millones de euros) en 2020 impulsados por las ventas directas y aprovechar, por ejemplo, que el 81% de los españoles utiliza un smartphone, según un estudio de Kantar para Google.

 

 

 

 

De entrada, Nike se ha aliado con Apple Music, el agregador de gimnasios Class Pass y la plataforma digital de sesiones de meditación y entrenamiento Headspace. “Estamos agregando talento de ciencia de datos de clase mundial y las mejores herramientas de este ámbito para potenciar las relaciones one to one con los consumidores a través de experiencias digitales y físicas”, añadió Sussman.

 

La empresa de Oregon también ha lanzado recientemente Nike Sneakrs, enfocada a los fanáticos del calzado urbano y desde donde se pueden realizar compras con un solo clic. Nike Connect, por su parte, es otra app centrada en ofrecer los contenidos exclusivos para los chips instalados en las camisetas de la NBA, una de sus mayores acciones de activación de patrocinio.

 

Aunque se trata del líder del sector, Nike no es la única que ha invertido en este segmento. Una de las compañías que quiere tener un papel relevante en las nuevas formas de consumir de sus clientes es Asics, que hace unas semanas inauguró en Barcelona su hub de innovación, donde se incluye un acelerador de start ups.

 

 

 

 

La idea es “entender a los consumidores a través del análisis de los datos de nuestras aplicaciones”, explica la compañía en su memoria anual, algo que ayuda a entender el porqué de la adquisición de Runkeeper en 2016 por 85 millones de dólares. El máximo objetivo es “desarrollar nuestro propio servicio y mejorar la experiencia general del running” y “entregar una promoción e información de producto altamente personalizadas”.

 

La compañía nipona compró una participación minoritaria en Ai Silk, una start up también especializada en el desarrollo de tejidos inteligentes. “Todo el mundo está obsesionado con los datos, el futuro va de crear modelos fuera de tu negocio habitual”, puntualizaba el consejero delegado de Asics en Europa, Alistair Cameron, en una entrevista con Palco23. Además de Runkeeper, la empresa tiene My Asics Run Training y Asics Community, esta última centrada en las comunidades de la marca en algunas ciudades del mundo.

 

Under Armour nació bajo el brazo de la tecnología y, aunque ahora su negocio no atraviese su mejor momento, con ventas a la baja, tampoco quiere dejar escapar este tren. El presidente y director de operaciones de la compañía, Patrik Frisk, ha explicado a sus inversores que los pasos para crecer pasan por “acelerar y ampliar todo lo digital, como la intersección del producto Connected Fitness y la experiencia de los usuario”.

 

 

 

 

En su caso, en 2013 adquirió MapMyFitness, que sirve para recopilar los datos del recorrido deportivo y cuyo universo de aplicaciones ha ido aumentado con MapMyRun, MapMyWalk, MapMyFitness, MapMyRide, MapMyHike y más. También compró MyFitnessPal, en estos momentos convertida en contador de calorías, y Endomondo, una app centrada en el registro de entrenamientos running y ciclismo vía apps. Todas ellas se conectan a través de UA Record, el centro de comando desde donde la marca quiere gestionarlo todo.

 

Su fundador y consejero delegado, Kevin Plank, también remarca la importancia de artículos como las zapatillas inteligentes, que además de permitir saber cuándo se deberían cambiar por kilómetros recorridos también ofrece relacionarse con otros usuarios de la comunidad y completar retos.

 

Aunque Adidas no es una de las compañías que más se ha centrado en las aplicaciones móviles, en los últimos meses sí que ha dado pasos agigantados para alcanzar a sus rivales. La marca, que hasta ahora no contaba con ninguna app propia, tiene desde finales de 2017 una para vender directamente a sus clientes y aumentar su experiencia de compra gracias a la personalización y a las ofertas. El grupo quiere que los portales de Adidas y Reebok se conviertan en las tiendas más importantes y facturen 4.000 millones en 2020.

 

 

 

 

Ahora bien, la importancia vuelve a recaer en lo que hay detrás: el poder de los datos. “Queremos ser los primeros en analizar los datos de los atletas y ya llevamos años invirtiendo en tecnología y plataformas digitales para liderar la industria deportiva”, señala la memoria anual de la compañía, que en 2015 adquirió Runtastic por 220 millones de euros. El pasado año, Adidas también lanzó All Day, una aplicación con técnicas de entrenamiento, rutinas y consejos nutricionales basados en estudios científicos del American College of Sports Medicine (Acsm) dirigida a las mujeres.

 

En cuanto a Reebok, propiedad del grupo germano, se ha dado un giro a su estrategia global enfocando la marca en fitness. También han seguido esos pasos en lo digital, con la app Reebok Sports Club, sólo disponibles como herramientas de gestión para los socios de algunos de los clubes de entrenamiento físico de la firma.

 

Por otra parte, New Balance sólo ha centrado sus esfuerzos en la unión que realizó con Intel para lanzar un smartwatch. Tampoco Puma ha invertido de la misma forma que el resto de la industria, inmersa en cambios de su propiedad y que ahora empieza a arrancar nuevos proyectos.

 

 

 

 

Decathlon, por su parte, intenta actuar como una marca deportiva más y no como una cadena de distribución. El objetivo del gigante galo es que en 2020 el e-commercerepresente el 20% de su cifra de negocio en España, aunque de momento sólo supone el 5% de sus ventas en el país.

 

Aplicaciones para entrenar, para compartir datos con la comunidad e incluso para encontrar compañeros con los que ir a jugar a pádel o salir a correr. Pocas compañías se quieren perder todos los datos que pueden llegar a ofrecer estas herramientas, aunque primero tendrán que asegurarlos bajo llave si no quieren ser víctimas de una crisis reputacional como la que les ha tocado sufrir a Under Armour o Facebook, la red social que hoy mejor ejemplifica la importancia de protegerlos si se quiere preservar la confianza de los clientes.

Publicidad
Normas de participación

info@modaes.es

 

Política de validación de los comentarios:

 

Modaes.es no realiza validación previa para la publicación de los comentarios. No obstante, para evitar que comentarios anónimos afecten a derechos de terceros sin capacidad de réplica, todos los comentarios requieren de un correo electrónico válido, que no será publicado.

 

Escribe tu nombre y dirección de email para poder opinar sobre esta noticia: tras hacer click en el enlace que encontrarás en el correo de validación, tu comentario será publicado.

1 comentarios
Abi
11 Abr 2018 — 20:24
En cierta medida me parece bien que utilicen nuestra info para hacer productos a nuestra medida, sin embargo, la poca seguridad que estas empresas tienen sobre todos nuestros datos...me parece inconsentible, Antes utilizaba Myfitnesspal pero desde que me enteré del hackeo me he pasado a una empresa un poco menos conocida en España y que ofrece opciones bastante atractivas poder controlar mi peso. Les comparto el enlace por si fuera de su intereés https://www.yazio.com/es gracias!
...