Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

20 Sep 202112:56

Apocalipis Retail, segunda parte: crisis, cierres y ventas exprés para el otro gran golpe del ‘brick’

Las necrológicas del retail vuelven a contarse en millares.  Muchos operadores llegaron a 2020 en una situación crítica, con una abultada deuda y una reestructuración a medio camino, y el coronavirus ha sido la puntilla. Si lo de los últimos años había sido un apocalipsis, esto ha sido el armagedón.

22 Dic 2020 — 04:55
Iria P. Gestal
Compartir
Me interesa

Apocalipis Retail, segunda parte:  crisis, cierres y ventas exprés para el otro gran golpe del ‘brick’

 

 

 

Como cada año, Modaes.es realiza en las últimas semanas de diciembre un repaso a los últimos doce meses en el negocio de la moda, marcados por el impacto de la pandemia del Covid-19. Análisis macroeconómico de España y el mundo, recorrido por los fenómenos sociales que ha provocado el coronavirus y reportajes sobre el impacto en las principales empresas del sector forman el Especial 2020: el negocio de la moda en el año del Covid-19. 

 

 

 

Hubo un tiempo en que los mayores problemas para el retail de Estados Unidos eran el avance del ecommerce, la elevada densidad comercial o la abultada deuda de sus históricos operadores. Todo aquello había formado una inmensa bola de nieve que dio lugar al denominado Apocalipsis Retail: una retahíla de quiebras y concursos entre 2017 y 2019.

 

Nadie pensó que aquella catástrofe tendría un epílogo en forma de pandemia, que ha terminado arrasando con muchos de los operadores que sobrevivieron a aquel primer fin del mundo. El primero en caer fue True Religion, especializada en denim y que vivió su momento de gloria en la década de los 2000. La empresa entró en concurso en 2020, la segunda vez en tres años, argumentando que, aunque preferiría esperar a que pasara la crisis del coronavirus, “simplemente no podía permitírselo”. La marca, con base en California, se había quedado en tierra de nadie, sin marca para competir con el denim de lujo pero demasiado cara para hacer frente a la creciente competencia de marcas como Levi Strauss o Madewell.

 

Mayo fue el mes negro para el retail de Estados Unidos: J. Crew, Neiman Marcus y JC Penney entraron en concurso. J. Crew se acogió al Chapter 11 tras llegar a un acuerdo con sus acreedores para convertir unos 1.650 millones de dólares de deuda en capital. La empresa, fundada en 1947 en Nueva York, comenzó vendiendo por catálogo y a finales de 2019 contaba con 492 tiendas, tras cerrar casi un centenar en los últimos años.

 

 

 

 

Los grandes almacenes Neiman Marcus, por su parte, presentaron concurso con una deuda de 5.000 millones de dólares tras tener que cerrar 43 de sus tiendas Neiman Marcus, casi 24 de sus outlets Last Call y sus dos flagships de Bergdorf Goodman en Nueva York. La empresa, con sede en Dallas (Texas), se fundó en 1907 y controla también el ecommerce Mytheresa, que fue excluido del proceso concursal.

 

El grupo llegó a un acuerdo con parte de sus acreedores para obtener un nuevo crédito de 675 millones de dólares y capitalizar la deuda. Como parte de su plan de reestructuración, la empresa preveía cerrar la mayoría de sus outlets y despedir a unos 750 empleados.

 

Otro histórico grupo de grandes almacenes que presentó Chapter 11 fue JC Penney, con 107 años de historia y 850 tiendas en Estados Unidos. “Como resultado de la pandemia del coronavirus, la industria minorista estadounidense ha experimentado una nueva realidad profundamente diferente, que requiere que JCPenney tome decisiones difíciles para proteger la seguridad de nuestros asociados y clientes y el futuro de nuestra empresa”, justificó Jill Soltau, consejera delegada del grupo. La empresa logró pactar 900 millones de financiación con sus acreedores para poder seguir operando y abandonó el concurso tras pasar a manos de sus caseros.

 

 

 

 

La pandemia también terminó con las esperanzas de Brooks Brothers, que llevaba desde finales de año tratando de buscar un comprador. El grupo, especializado en moda masculina y con 202 años de historia, presentó concurso en julio.

 

Además de los problemas que comparte con otros de los grupos en concurso, Brooks Brothers cuenta también con las tendencias en su contra: en un contexto de creciente casualización de la moda masculina, cada vez hay menos hueco para esta histórica cadena especializada en trajes y que ha vestido a decenas de presidentes del país. La compañía pasó a manos de Sparc, una joint venture formado por el gigante de los centros comerciales Simon Properties y el grupo Authentic Brands Group, especializada en la gestión de marcas sin activos.

 

En agosto llegaría el cierre de Lord&Taylor, un gran almacén especializado en moda de lujo y con más de 190 años de historia, y el de Century21, otro histórico del retail de Estados Unidos y pionero del modelo de ventas de moda con descuento.

 

“Si bien el dinero del seguro nos ayudó a reconstruir tras sufrir el devastador impacto de [los atentados del] 11 de septiembre, ahora no tenemos más alternativa viable que iniciar el cierre de nuestro querido negocio familiar porque nuestros aseguradores, a los que hemos pagado significativas primas cada año para que nos protejan ante circunstancias no previstas como la actual, nos han dado la espalda en el momento más crítico”, aseguró el consejero delegado de Century21, Raymond Gindi en un comunicado. La empresa, fundada en 1961, cerró todos sus establecimientos.

 

 

 

 

A diferencia del anterior Apocalipsis Retail, motivado por características propias del comercio en Estados Unidos, esta crisis ha golpeado de lleno al sector en Europa. En Francia, Celio, Kidiliz, Naf Naf o Camaïeu son algunas de las empresas que han terminado en los juzgados. Kidiliz, que fue uno de los mayores grupos de moda infantil del mundo, terminó en liquidación después de que su propietario, el grupo chino Semir, se negara a aportar los 30 millones de euros necesarios para mantener la actividad.

 

Sus activos se vendieron a siete empresas, entre ellas ID Kids, CWF y la estadounidense Hanes Brands.  ID Kids se quedará con varias marcas, incluida Absorba, 79 tiendas y 229 trabajadores. CWF conservará 87 puestos de trabajo, Hanes, otros 87 trabajadores y Vicenzo Zucchi asumirá 173.

 

En Alemania, Esprit se acogió a los denominados Protective Shield Proceedings, un mecanismo de la ley alemana de insolvencia que permite a la empresa preservar la liquidez y focalizarse en la reestructuración. La reestructuración incluye el cierre de unas cincuenta tiendas en Alemania, el 50% de su red en el país. La mayoría se realizarán hasta finales de noviembre. Estos cierres se suman a los 56 anunciados en Asia el pasado abril.

 

Esprit también acometerá 1.200 despidos, el 20% de su plantilla. De ellos, 800 son empleados de tienda en Alemania, 300 trabajan en la sede central y cien más trabajan en las oficinas de Hong Kong. Esta medida está sujeta a las negociaciones con los empleados.

El grupo espera que todo el plan suponga un ahorro anual de cien millones de euros al año y un coste único de 55 millones de euros. “Las medidas harán a Esprit más lean y ágil, con una mejora de la productividad y en forma para el futuro”, explicó la compañía en un comunicado.

 

 

 

 

También la alemana Escada regresó a los juzgados. La compañía de lujo, que ya estuvo en concurso de acreedores en 2009, presentó en septiembre un procedimiento de insolvencia en la Audiencia Provincial de Múnich. El proceso afectó sólo al negocio de Escada en Alemania, donde la compañía emplea a 150 personas. El objetivo de la empresa es suprimir sus operaciones corporativas en el país y reducir todavía más su red de retail. La empresa atribuyó la decisión al descenso de las ventas por el coronavirus, aunque el grupo estaba ya en una situación crítica antes del estallido de la pandemia.

 

Las últimas en llegar fueron las crisis en Reino Unido. En diciembre quebraron Topshop y también Debenhams, uno de los grandes almacenes históricos del país. La empresa ya había llevado a liquidación sus filiales en Irlanda, Hong Kong y Bangladesh en abril, y finalmente optó por nombrar administradores, donde cuenta con 124, tras fracasar en la búsqueda de un comprador.

Publicidad
Comentar
Compartir
...