Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

08 Jul 202016:27

Look!

Alta costura en el Palau Robert de Barcelona

10 Dic 2010 — 00:00
Compartir
Me interesa

C.Pareja.- Jeanne Lanvin, Cristóbal Balenciaga, Manuel Pertegaz o Pedro Rodríguez fueron protagonistas absolutos de la época dorada de la alta costura en España. Cataluña tuvo en los años 20 un gran conexión con París gracias a la gran industria textil catalana, dejando para la historia de la moda grandes obras de arte convertidas en vestidos.

Ahora, después de estar expuesta durante un tiempo en el museo del traje de Madrid, llega a la capital catalana Barcelona alta costura. Se trata de una exposición en la que se recogen más de un centenar de creaciones, entre las que se pueden encontrar desde trajes, hasta zapatos, pasando por sombreros, de diseñadores y boutiques míticas de la época en Barcelona.

 

Gracias a la buena conexión entre el país galo y Cataluña, España se enriqueció de una cultura extensa en el mundo de la alta costura. Tanto que en esta época dorada los establecimientos dedicados al sector empezaron a tener una clientela fija y se empezaron a abrir escuelas industriales y de oficio de modista. Incluso casas tan míticas como la francesa Lanvin abrieron una sucursal en Barcelona.

 

La época dorada se dispersó y quedó en el olvido por problemas políticos y guerras que afectaron a España. Los diseñadores que más fama aportaron al país decidieron salir de España y apostar por su oficio en otras ciudades como París o Nueva York, pero ahora, gracias a donaciones privadas, el Palau Robert de Barcelona acoge un trozo de historia de la moda española que más proyección ha tenido.

La semana look!
Publicidad
...