Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

08 Mar 202109:59

2017, el año en que el ‘suflé’ proteccionista de Trump se desinfló

En su primer año de legislatura, el presidente de Estados Unidos ha dejado sin cumplir sus mayores amenazas proteccionistas, como la salida del Tlcan, entre otras medidas.

19 Dic 2017 — 04:25
L. Molina
Compartir
Me interesa

 2017, el año en que el ‘suflé’ proteccionista de Donald Trump se desinfló

 

 

Mucho ruido y pocas nueces, o mucho tweet y pocas amenzas cumplidas. Así podría resumirse el primer año de Donald Trump como presidente de Estados Unidos. Tras abogar en campaña por una vuelta al proteccionismo, el republicano celebró su primer año en la Casa Blanca sin muro, pero también sin TPP ni Ttip y con el Tlcan en negociaciones.

 

La moda, mientras tanto, no pierde la vista de cada movimiento del presidente del primer mercado de consumo del mundo. Entre las medidas que más temían los empresarios del sector y a la que la patronal del retail en Estados Unidos se opuso en bloque se encuentra el border adjustment tax, un arancel que pretendía estimular la producción local en Estados Unidos y que finalmente se dejó en stand by.

 

Tampoco se ha llevado a cabo todavía el anunciadísimo muro con México, que amenazaba con cortar el tráfico de personas entre los dos países y abrir una crisis institucional con el mercado azteca, cuya industria de la moda depende en gran parte de sus exportaciones a Estados Unidos.

 

 

 

 

En cambio, Trump sí que ha abierto las negociaciones para el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (Tlcan), que incluye a Estados Unidos, México y Canadá y que, en campaña, Trump calificó como “el peor tratado del mundo”.

 

Además, el presidente estadounidense ha retirado al país del Acuerdo de Libre Comercio de Asia Pacífico (TPP, en sus siglas en inglés), uno de los proyectos estrella de Barack Obama y que ya había disparado las inversiones en el textil de Vietnam, uno de los países que, previsiblemente, se verían más beneficiados por la integración. Trump también suspendió las negociaciones para la Asociación Transatlántica para el Comercio y la Inversión (Ttip), que Estados Unidos y la Unión Europea llevaban negociando desde 2014.

 

Más allá del comercio, las principales medidas proteccionistas de Trump se han centrado en materias como el clima o la migración. Una de sus primeras decisiones en el Despacho Oval fue, precisamente, su polémico migratorio, que limitaba la entrada a Estados Unidos de ciudadanos de varios países de mayoría musulmana. El dirigente también retiró a Estados Unidos del Acuerdo de París contra el cambio climático.

 

 

 

 

En este contexto, la moda española continúa apostando por el primer mercado del mundo para el sector. Estados Unidos fue en 2016 el séptimo mayor cliente de las exportaciones españolas de moda, que ascendieron a 909,7 millones de euros. Según los últimos datos disponibles, España vendió moda a Estados Unidos por valor de 766,6 millones de euros entre enero y septiembre de 2017. De mantenerse el ritmo de los nueve primeros meses del año, las exportaciones alcanzarán los mil millones de euros en 2017.

 

 

La economía, viento a favor de Trump

Pese a la constante polémica que rodea a Donald Trump y su afición por los mensajes incendiarios en redes sociales, los principales indicadores macroeconómicos del país le sonríen.

 

El empleo está en mínimos, las previsiones para la economía del país son buenas y Wall Street aplaude las medidas del presidente en materia de política fiscal. El Fondo Monetario Internacional (FMI) estima que el país crecerá un 2,3% en 2017 y un 2,3% en 2018, aunque alerta del posible impacto que puede tener en la economía “la significativa incertidumbre que rodea a las políticas”.

Publicidad
Comentar
Compartir
...