Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

27 Feb 202107:25

Nuevo golpe a la moda: la subida de la luz dispara costes un 10% en la industria

El encarecimiento tiene un particular impacto en las empresas que no cuentan con precios cerrados para la partida que, tras el personal, supone el primer gasto de sector.

15 Ene 2021 — 04:54
C. De Angelis
Compartir
Me interesa

Nuevo golpe a la moda: la subida de la luz dispara costes un 10% en la industria

 

 

Nuevo golpe a la rentabilidad del sector textil en España. El encarecimiento de los precios de la energía amenaza con generar una subida de costes del 10% para las empresas del textil de cabecera en un momento ya complicado por las consecuencias del Covid-19. “Si no se corrige pronto -señalan fuentes del sector- habrá un problema grave para la supervivencia de muchas empresas”.

 

Fuentes de la Confederación de la Industria Textil (Texfor) sitúan entre un 20% y un 25% el peso de la energía en el escandallo de costes de una empresa textil, lo que le convierte en el capítulo de gastos más importante tras el de personal, que se suele situar entre el 40% o el 50%. Por ello, la subida de los precios de la energía, que esta semana ha rozado los 90 euros de media diaria por megavatio hora (MWh) (en enero de 2020 rondaba los 42 euros por MWh), puede generar hasta un 10% de costes adicionales para las empresas.

 

Debido a la alta importancia que tienen los costes energéticos para las empresas, en el sector son habituales contratos con precios cerrados que evitan que la volatilidad de los precios afecte a las compañías. Otra parte del sector recurre, en cambio, a precios de mercado, asumiendo un riesgo elevado y, a la vez, también un potencial ahorro relevante.

 

Dentro del textil, las empresas acabadoras son uno de los mayores consumidores de electricidad y, sobre todo, de gas, necesario para sus procesos productivos. En la tejeduría el gasto energético, sobre todo eléctrico, también es muy relevante, debido al fuerte consumo de las maquinarias que se suelen utilizar en esta industria.

 

 

 

 

Josep Moré, vicepresidente de Texfor y gerente de Hidrocolor, explica por otro lado que los acuerdos de precio fijo suelen tener una duración de un año. La clave para las empresas está en cuándo finalizan estos contratos: “si se tiene que renovar ahora, es el peor momento, porque el precio está muy alto”, señala.

 

“Estamos trabajando bajo margen”, advierte Moré, que señala que cualquier subida de precios energéticos tiene un impacto directo en este margen por la inelasticidad de los precios de venta del textil.

 

 

Central de compras de energía

Uno de los proyectos que la subida de los precios de la energía que vuelve a recordarse en el sector es el de constituir una alianza de empresas industriales para la compara centralizada de energía a fin de ganar poder de negociación ante las energéticas. “Es un proyecto que no se pudo conseguir”, lamenta Moré.

 

La principal dificultad reside en lo heterogéneo de las empresas del sector textil en España (concentradas principalmente en Cataluña, que copa el 26,2% de las sociedades del sector, y Comunidad Valenciana, con otro 21,8% del total), con muchas empresas de pequeña dimensión.

 

 

 

 

Al tratarse de un sector con alto consumo energético, prácticamente todos los operadores del sector de la energía trabajan con empresas textiles. “Con pocos contadores generas mucha facturación”, explica el gerente de Hidrocolor.

 

El sector confía ahora en que los efectos del frío y la nieve sobre los precios energéticos se disipe y se vuelva a un escenario de precios más ajustados. “Si no, habrá un problema”, alerta Moré, que se lamenta de una falta de política energética más eficiente en España, en al que se utilicen más recursos como el sol a través de la energía fotovoltaica.

 

Según los últimos datos disponibles, el sector textil contaba a 1 de enero de 2020 con un censo de 6.434 empresas en España que el pasado diciembre sumaban a su vez 46.150 puestos de trabajo. De estas, 2.801 empresas no tenían ningún asalariado y otras 1.525, entre uno y dos trabajadores. Sólo 45 empresas tenían en el arranque de 2020 cien o más trabajadores y, de estas, sólo una superaba el millar de asalariados.

 

Por subsectores, según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), 4.782 empresas textiles corresponden al epígrafe de fabricación de otros productos textiles; 875 empresas son de acabado de textiles; 404 compañías se dedican a la fabricación de tejidos, y 373 empresas a la preparación e hilado de fibras textiles. La única empresa con más de mil trabajadores corresponde, precisamente, al segmento de acabado de textiles. 

 

Publicidad
Comentar
Compartir
...