Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

11 Ago 202011:05

“Show me the money”

Debo admitir que Tom Cruise no es santo de mi devoción. Sin embargo, hay pocas frases de película que me gusten tanto como “Show me the money”, pronunciada por el actor en el filme Jerry Maguire.

 

Esta mañana hemos publicado en Modaes.es dos noticias que me han hecho pensar en ella. Por un lado, el cambio de posicionamiento del grupo de distribución de moda Mango y, por otro, el análisis sobre el modelo de negocio de los outlets online. Al fin y al cabo, en ambos casos se trata de empresas en busca de rentabilidad.

 

La apuesta de Mango es clara: volver a sus orígenes y olvidarse (de momento) de convertirse en algo más que moda rápida, pero a cambio recuperar la rentabilidad perdida durante los últimos dos ejercicios.

 

Hasta hace cinco años, los planes de crecimiento de cualquier empresa protagonizaban las portadas de los periódicos. Inversiones millonarias, pero no importaba cómo se pagarían (todavía podíamos contar con los bancos) ni el impacto que tendrían en las cuentas de resultados de las compañías.

 

En aquel momento sólo importaba crecer. Ahora, en cambio, lo más importante es el beneficio. “Me da igual dejar de crecer unos años o incluso hacerme pequeño si con ello consigo racionalizar mi estructura y ganar rentabilidad”, me decía hace poco un empresario familiar del sector.

 

En un momento como el actual, cuando el consumo está más contraído que nunca y la inestabilidad económica impide que las decisiones que se tomen sean cien por cien seguras, fondos de capital riesgo, compañías matrices y accionistas reclaman más que nunca “show me the money”.

...