Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre nuestra: Política de cookies

Líder en información económica del negocio de la moda

23 Nov 201723:13

La magia de la predictibilidad del Iniesta de la moda

Pablo Isla

 

 

Hace tiempo que Inditex dejó de ser un elemento transgresor en el negocio de la moda. Al menos a simple vista. Tres décadas han pasado desde que la empresa rompiera completamente las reglas del juego dando la vuelta a los tiempos. Ahora, pocos son los movimientos del grupo que logren desorientar al rival y, sin embargo, sigue sorprendiendo.

 

Debo confesar que el día de la presentación de resultados de Inditex es un día grande en Modaes.es. Semanas antes, comenzamos a preparar excels y a hablar con expertos sobre la empresa. Todos coinciden: son de “otro mundo” y volverán a dar resultados récord. 

 

Detrás de ese “otro mundo” tan repetido se esconde el hecho de que Inditex crece sin hacer grandes aspavientos, sin llamar la atención, sin vacilar al resto del sector con su poderío financiero…

 

No compras, no más cadenas y, sí, más aperturas, pero en realidad son sólo el perfeccionamiento de su arma: la tienda. Y es que la escalabilidad de la Red, sin ladrillos ni escaparates para tocar y ver, se ha convertido en la pértiga de Inditex. 

 

Hace ya tres años que los principales operadores del sector empezaron a repetir, sotto voce, que Inditex había dejado de innovar y sorprender. Tres años después, las voces se han apagado porque, pese a que ha dejado de romper, sigue creciendo y batiendo al resto de operadores del sector.

 

En Inditex van a su ritmo, parece que no miren a su alrededor. En dos años en que los grandes grupos europeos han justificado sus débiles datos por las condiciones climatológicas, Inditex dice que “no nos gusta hablar del tiempo”. Lo mismo decía hace tres años, cuando el algodón impactaba de lleno en el beneficio de los gigantes del sector: “factores externos, nuestro mix nos protege”.

 

Y es que, si hubiera que llevar a Pablo Isla al césped, sería, sin duda, el Iniesta del sector de la moda, el jugador del fair play deseado por todos los entrenadores (si Amancio Ortega fuera, claro, su entrenador).

 

Quizás la transgresión de Inditex es su aparente sencillez. Quizás está en el hecho de no hacer anuncios de nuevas cadenas en cada presentación de resultados. Quizás está en su paso firme, sin prisa pero sin pausa.

 

Inditex es un trasatlántico que ha tomado velocidad crucero y la inercia de los pesos pesados es grande y positiva cuando el entorno acompaña. Y si el entorno deja de acompañar, quizás entonces sí que haga falta un golpe de efecto de los de antaño.

 

...