Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

21 Sep 202000:53

Los ‘swaggers’, o por qué el negocio de la moda es apasionante

 

¿Sabe quiénes son los swaggers? Si no es así, no deje de leer el artículo que este lunes publica Modaes.es sobre esta nueva tribu urbana, formada por jóvenes que, crecidos ya en un mundo online, utilizan todas las herramientas tecnológicas a su alcance para socializar y mostrar su individualidad, exhibirse y buscar la aprobación de los demás.

 

Si para la mayoría de los ejecutivos del negocio de la moda las redes sociales son algo aprendido, a menudo a regañadientes, para sus nuevos consumidores, como los swaggers, están totalmente normalizadas en su pubertad o adolescencia. Para ellos, no hay un mundo sin smartphones, sin Facebook o sin Whatsapp.

 

Entre otros muchos deberes, el profesional del sector de la moda debe tener siempre un ojo puesto en la calle. Debe ocuparse de sus números, de la eficiencia de sus procesos y del diseño de sus tiendas, pero también debe tener una visión completa sobre lo que ocurre en la calle, en la sociedad.

 

A menudo, la debacle de una empresa de moda tiene que ver precisamente con esto. Con marcas que desconectan con la sociedad, que envejecen con su público sin atraer a las nuevas generaciones o que simplemente no se enteran cuando repentinamente todo ha cambiado a su alrededor. Son empresas que no saben cambiar la piel cuando el ecosistema ha pasado del frío al calor o del calor al frío.

 

Aquí está uno de los aspectos más apasionantes del negocio de la moda: su vinculación con la cultura, la tecnología, los fenómenos sociales, la guerra de clases o la economía. Y también un reto inefable para el que quien está en este sector, que no puede permitirse el lujo de pasar de nada de lo que pasa.

...