Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

30 Sep 202022:44

Envidia de Francia

Envidia de Francia

 

 

El made in China. El Rana Plaza. Los ríos teñidos de índigo. Cuando el negocio de la moda se cuela entre los temas más importantes de los periódicos suele ir asociado a noticias negativas, catástrofes vinculadas generalmente a sus redes de producción.

 

Este verano, sin embargo, el sector ha protagonizado una gran noticia –histórica, dirían algunos- que ha pasado desapercibida en medio de las vacaciones, el Brexit, el G7 y las clásicas informaciones veraniegas.

 

Más de treinta ejecutivos y ejecutivas, entre ellos los primeros espadas de Inditex, H&M, Nike, Kering y Carrefour, firmando un compromiso para impulsar la sostenibilidad en el negocio de la moda.

 

Algunas de las mayores empresas de España, Italia, Alemania o Estados Unidos, reconociendo una vez más que la moda será sostenible, o no será. Y, en el centro de esta fotografía que marca un antes y un después en el sector, el presidente de la República Francesa, Emmanuel Macron.

 

Mirando de nuevo la foto, no podemos evitar sentir un poquito de envidia. Envidia de que, aunque España albergue la mayor empresa de distribución de moda del mundo, aunque sea aquí donde se creó el modelo que impera hoy en el sector, sea Francia quien lidere la firma de un acuerdo tan relevante como el Fashion Pact.

 

Envidia de que, al otro lado de la frontera, la moda vuelva a ser considerada cuestión de estado, y sea su presidente quien salga en aquella fotografía. Mientras, a este lado de los Pirineos, la moda continúa siendo aquel sector que los políticos recuerdan sólo cuando es el turno de la foto en una fashion week.
...