Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre nuestra: Política de cookies

Líder en información económica del negocio de la moda

17 Nov 201720:36

Alhokair y Blanco: año uno

Esta última semana el grupo saudí Alhokair ha vuelto a poner patas arriba el sector al trascender los detalles de un nuevo expediente de regulación de empleo (ERE) en Blanco, cadena madrileña de la que es propietario desde principios de 2014. El ERE, planteado para despedir a 332 trabajadores, ha creado un ambiente de gran nerviosismo en la plantilla de Blanco, con el recuerdo todavía reciente de los 711 despidos de hace menos de dos años.

 

La pérdida de puestos de trabajo es sin duda una mala noticia, pero no cabe duda de que el primer acometido de una empresa es garantizar su continuidad en el mercado. Si hace falta, reduciendo su estructura.

 

La situación en la que se encuentra Blanco en estos momentos es compleja. Trabajadores desinformados y alterados no dejan de preguntar en foros y redes sociales qué será de su puesto de trabajo. Y si algo se le puede echar en cara a Alhokair es la mala comunicación que ha mantenido con sus empleados en el periodo pre ERE. Desmotivación y tensión laboral son los peores ingredientes cuando se trata de reconducir una empresa.

 

Por ahora,  Alhokair ha sacado a colación las pérdidas de Blanco y ha dicho que: “el ERE y el cierre de tiendas permitirá hacer frente a las necesidades y exigencias del mercado en el momento actual, que estaban afectando seriamente a la empresa y comprometiendo su viabilidad en el futuro”.

 

La polémica llegó nada más conocerse los primeros rumores de ERE. Alhokair compró Blanco en condiciones ventajosas, comprometiéndose a mantener la plantilla. ¿Está Alhokair incumpliendo su palabra?  O quizá la pregunta es, ¿hasta cuándo estaba obligado el grupo saudí a mantener la estructura de Blanco intacta?

 

Si, sólo doce meses después de haber tomado el control de Blanco a un precio testimonial, Alhokair no ve otra solución para la empresa que presentar un ERE y reducir notablemente el tamaño de su estructura, quizás debería haber comprado otra empresa.

 

Al fin y al cabo, según consta en la documentación judicial de autorización de la venta, la principal razón por la que el juez se decantó por Alhokair y no por otra compañía (como por ejemplo Cortefiel) fue por su compromiso a mantener la plantilla. 

 

Las respuestas verán la luz en las próximas semanas. El último bando en mover ficha ha sido el de los trabajadores: CCOO estudia impugnar la venta de Blanco a Alhokair por no cumplir los compromisos adquiridos con la administración concursal. Sin lugar a dudas, Blanco y Alhokair volverán a dar de qué hablar en 2015.

...