Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

03 Jul 202000:12

El branding emocional en nuestras marcas de moda

El branding emocional en nuestras marcas de moda

Me viene a la cabeza el concepto de branding emocional porque es fundamental en la industria del lujo y de la moda…. Venga, también por la última campaña publicitaria de Loewe (la comidilla del barrio).

 

Siendo muy teóricos, podemos definir que para crear o implementar correctamente un branding emocional hay que hacer un mix de experiencias sensoriales, un cambio visionario y mucha, mucha imaginación. Resumiendo, innovación.

 

Ya que lo que hace a una marca global es su necesidad emocional universal y no su producto. En la moda es vital dar con las claves para diferenciarse de la competencia.

 

¿Qué buscamos con un branding emocional? Compromiso entre la marca y el cliente, imágenes y comunicación coherente, alcanzar la emoción y la conexión permanente. Sobreponer lo intangible al producto tangible del lujo y la moda.

 

¿Alquimia? Nada de eso, buen marketing. Algo que ya quisieran muchas marcas y firmas de moda nacionales e internacionales.

 

Nuestras marcas de moda adolecen de esa transformación, salvo contadas excepciones. Necesitan propuestas basadas en emociones, no en fuegos de artificio. Y pocas empresas lo entienden.

 

Errores más palpables: creer que el branding se basa en cuotas de mercado; apoyar el branding en una mala comunicación; no diferenciar ni distinguir a sus consumidores y stakeholders; campañas publicitarias desenfocadas; tratar a los consumidores como niños; falta de responsabilidad y sensibilidad social de las marcas.

 

El asunto da para un postgrado, pero a modo de respuestas rápidas, podemos mencionar estudios de mercado profesionales y profundos, apoyarse en expertos en branding, crear imagen, identidad y comunicación de marca para que conecten con sus públicos.

 

Estoy esperando ver en España un cambio de branding como el que han realizado Victoria’s Secret, L’Oréal o Liz Claiborne. Os animo a que me enseñéis respuestas parecidas con nuestras marcas.

...