Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre nuestra: Política de cookies

Líder en información económica del negocio de la moda

14 Dic 201822:21

Radicaliza tu marca y ganarás

Radicaliza tu marca y ganarás

 

 

“Radicalismo proviene del latín radix, que significa “raíz”, empleado como equivalente a “principio”, “fundamento”, “causa” o “razón primera” de las cosas.

 

El éxito como marca está en grupos reducidos, casi clandestinos, en los que son necesarios el carácter y la esencia más pura; en las minorías movilizadas que terminan por silenciar a masas reblandecidas que no acaban de definir sus decisiones; ahí, entre los estandartes y cánticos, está el triunfo.

 

El márketing radical va más allá de ser innovador, de la rebeldía, o de ser competitivo; comienza en la forma en la que se emplean las técnicas y enfoques que se utilizan en el mercado. Ejemplos como Virgin, Nike o Harley-Davidson son el reflejo de cómo este modelo de venta generó mucho más que resultados monetarios. Creó comunidad y, con ella, fieles seguidores.

 

Hacer una propuesta de valor osada, que no deje indiferente, aumentará de forma considerable tus posibilidades de llegar a un público que entienda tu concepto y que le represente; esto hará que lo adopte como suyo. Ya no hablamos de target, hablamos de un único individuo, activista y con un propósito.

 

 

 

 

El retail ha asumido que la perfección no existe ni es necesaria. En cambio, adoptar una personalidad y una voz es fundamental. Necesitamos una historia que comprar, queremos vestir valores y calzar argumentos. El márketing experiencial va más allá. Ya no hablamos de storytelling, hablamos de storydoing. No queremos saber sobre la marca, queremos vivirla. Puede ser barato, pero debe tener valor. El storydoing nos permite vivir la experiencia, creamos una interacción directa con el usuario que conectará con la esencia de la firma.

 

El desafío real de una marca es mantener la coherencia y un argumento consistente, generar contenido periódicamente e interactuar con el cliente. Si pensamos en una estrategia de radicalidad en pasarelas, hablamos de Moschino, con Jeremy Scott como director de colecciones ingeniosas que juegan con la agudeza del humor más extremo.

 

Sin ir tan lejos, encontramos el nuevo eslogan de Adolfo Domínguez “sé más viejo” que apuesta por la defensa de la sabiduría que aporta la vejez, apoderándose del slowfashion para entender que el ritmo de la moda lo marcamos nosotros mismos y que el actual es inviable.

 

 

 

 

Los radicalismos son también un arma poderosa cuando nos referimos a prescriptores. Es el caso de Kanye West, rapero, “marido de”, influencer y ahora diseñador. ¿Has probado a googlearle en el apartado “noticias”?  No hay grises en cuanto a este tipo nos referimos, le amas o le odias, y quizás cada día hagas una cosa. Lo único que tenemos claro es que sus productos, sus diseños, se agotan en minutos.

 

Partiendo de esta base, por qué no llevar la radicalidad al diseño, a los espacios, a las experiencias, al producto.

 

Radicalismos en marcas, aciertos en ventas.

...