Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre nuestra: Política de cookies

Líder en información económica del negocio de la moda

18 Dic 201708:05

La velocidad es el objetivo; la logística, la clave

La velocidad es el objetivo. La logística es clave

 

 

Adentrados en la segunda mitad de este año 2016 a modo de balance semestral, me gustaría compartir con ustedes la visión y las expectativas de los profesionales y empresarios del sector textil que he ido recogiendo en las diferentes disertaciones, conferencias y ferias internacionales de la moda  a las que he asistido.

 

Basándome en esa información comparto  una serie de datos que me parecen trascendentes e ilustran parte de la situación actual del sector y del aprovisionamiento textil.

 

 

Las marcas y las cadenas de gran distribución de moda buscan reorganizar su cadena de aprovisionamiento.

 

Un objetivo común que se observa en la mayoría de las empresas de moda es que están considerando una serie de opciones para mejorar sus estrategias en la cadena de abastecimiento en 2016 que resultan concurrentes.

 

Una parte muy importante está buscando abastecerse en un nuevo origen. Adicionalmente, otro grupo está buscando diversificar su base de abastecimiento tradicional en el transcurso del año. Por supuesto, todos esperan mejorar la eficiencia de fabricación, reduciendo sus costos. 

 

De aquellos compradores que buscan abastecerse en un mercado nuevo, la amplia mayoría todavía sigue buscando en Asia. Obviamente, por las oportunidades de encontrar costos más bajos que en otros mercados. Los principales países prospectados continúan siendo China, Vietnam, India y Bangladesh.

 

Si bien Myanmar todavía no despierta un interés realmente movilizador por parte de los profesionales del aprovisionamiento, todos los indicadores evidencian un aumento de las importaciones desde ese país desde 2015. Claro que los primeros en arribar, como siempre, son los “grandes de la industria” y sobre sus pasos llegarán los demás.

 

 

La tendencia es la velocidad.

 

Frente al éxito de las empresas de referencia mundial en la industria, la mayoría de las marcas de moda están intentando adoptar un modelo de cadena de abastecimiento de moda rápida. Esto se ve ratificado en el aumento de la producción en cercanía en detrimento de los orígenes asiáticos. Esta situación indica en forma clara que, estratégicamente, se está privilegiando la velocidad de respuesta al mercado por sobre el margen de beneficio.

 

 

La preocupación y la versatilidad china.

 

Esta nueva posición de los compradores occidentales junto al aumento de los costos de producción constituye la mayor preocupación de la otra cara de la moneda: los proveedores chinos. En general, todos se muestran pesimistas respecto del futuro de la industria textil en su país destacando el aumento de los salarios como el factor más importante en su pérdida de competitividad.  

 

En un alarde más de versatilidad y capacidad emprendedora, los empresarios chinos expanden sus inversiones fuera de los límites de su país desarrollando nuevas estructuras productivas en los países asiáticos vecinos. Bajo este nuevo sistema, las empresas chinas buscan continuar siendo competitivas a nivel global. Por otra parte, este proceso de relocalización de las producciones genera una situación sumamente beneficiosa para las cercanas naciones asiáticas en desarrollo.

 

 

La clave del éxito es la logística.

 

Si la estrategia es la velocidad, la clave del éxito en el sector de la moda es la logística.

 

Actualmente, las compañías globales más exitosas del sector textil son, sin lugar a dudas, una excelente combinación de las acertadas estrategias comerciales y de producción más un sistema logístico ultra eficiente.  

 

Dentro del sector logístico, la consolidación no sólo es tendencia sino que es inevitable. De ello se deduce que será más sencillo enviar mercadería y hasta se ganará velocidad pero tal vez tenga un costo más elevado.

 

El sector logístico ha cambiado rápidamente en los últimos años, ya que las empresas  más importantes buscaron fusionarse o formar alianzas frente a circunstancias financieras desfavorables. La fusión más reciente y de enorme repercusión ha sido la de los dos más importantes transportistas chinos, COSCO y CSCL. Otras compañías como Maersk y MSC están colaborando bajo una misma alianza para reducir costos en lugar de fusionarse. Es obvio deducir que las contundentes consolidaciones o la  formación de alianzas estratégicas serán el futuro del sector logístico internacional.

 

Todos los estudios y encuestas del sector coinciden en señalar que, aunque esta tendencia no es nueva y se está transformando en una práctica habitual, los importadores y exportadores se muestran preocupados por la consolidación y las alianzas entre empresas. Aunque admiten que se facilitaría el envío de mercancía, también calculan un aumento de los costos que acompañen a estas fusiones.

 

Esta reorganización de la industria logística y un alza de costos son probablemente inevitables dado el estado actual del sector, pero no se ha valorado aún el efecto que tendrá sobre los importadores y exportadores.

 

 

Un desafío trascendental y posible.

 

El desafío es extremadamente fácil de deducir. Para ser más veloces debemos contar con unos eficientes proveedores verticales en cercanía y con un excelente sistema logístico que no nos haga perder el tiempo que ganamos en el proceso productivo.

 

La buena noticia es que hoy mismo ambas metas son perfectamente posibles en aprovisionamiento textil.

 

¡Hagámoslo y disfrutemos del éxito!

 

¡Hasta el próximo artículo!

...