Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

22 Jun 202109:35

El coronavirus sacude el calendario ferial

El coronavirus obligó a los principales organizadores feriales y de pasarelas a reordenar su calendario y apostar por el canal digital para salvar por la mínima el año.

28 Dic 2020 — 04:54
Laura Juanes
Compartir
Me interesa
El coronavirus sacude el calendario ferial

 

 

Como cada año, Modaes.es realiza en las últimas semanas de diciembre un repaso a los últimos doce meses en el negocio de la moda, marcados por el impacto de la pandemia del Covid-19. Análisis macroeconómico de España y el mundo, recorrido por los fenómenos sociales que ha provocado el coronavirus y reportajes sobre el impacto en las principales empresas del sector forman el Especial 2020: el negocio de la moda en el año del Covid-19. 

 

 

En 2020, la pandemia desató una tormenta que causó estragos en todo el sector de la moda. Cierre de tiendas, centros comerciales, reducción del aforo… Y también cancelación de ferias y pasarelas. La suspensión de los viajes y las cancelaciones de eventos multitudinarios fueron de las primeras medidas que tomaron los Gobiernos para aplacar la curva de contagios, golpeando directamente el calendario de ferias.

 

Desde que en enero se empezara a extender la pandemia por todo Occidente, los principales organizadores feriales y de pasarelas tuvieron que reordenar su calendario a contrarreloj. La primera ola de la pandemia se cernió sobre Europa y América en unas fechas cruciales para estas jornadas, y la lista de cancelaciones fue engordándose mes a mes.

 

Las primeras ferias en cancelar sus ediciones fueron las chinas. A principios de febrero, Messe Frankfurt decidió posponer la celebración de sus tres ferias textiles en Shanghái: Intertextile Shanghai Apparel Fabrics, Yarn Expo e Intertextil Shanghai Homes Textiles, previstas para marzo. Por su parte, la edición china de Ispo, especializada en deporte, también anuló su edición en Pekín, y Kingpins, dedicada al denim, siguió sus mismos pasos y canceló su edición prevista para mayo.

 

 

 

 

Mientras China tomaba medidas, en Italia, el primer país europeo afectado por la pandemia, la feria Micam, especializada en calzado, abanderó la expresión show must go on y mantuvo su programa de febrero. Los estragos del coronavirus se notaron en la afluencia de visitantes: la feria registró un 5% menos de afluencia que la anterior jornada.

 

En el resto de Europa, una de las cancelaciones más sonada y prematura fue la del Mobile World Congress. Después de varias semanas en las que exhibidores como Facebook, Amazon o LG fueron causando baja a cuentagotas, Gsma, el organizador del evento claudicó y anunció la anulación de la edición 2020. Tras la anulación de la feria tecnológica, llegó una ola de cancelaciones que se extendió por todo el territorio europeo.

 

Las dudas sobre la gestión de eventos de envergadura en el contexto del Covid-19 fueron creciendo entre los organizadores feriales. La falta de confirmaciones, las bajas a última hora, las restricciones de viajes y la falta de unos protocolos claros llevaron a varios gigantes feriales a cancelar sus eventos previstos para la primera mitad del año. Ya no era suficiente con posponer las celebraciones: la situación en Occidente no mejoraba.

 

 

 

 

Ante este contexto, Pitti fue uno de los primeros en cancelar todos sus eventos previstos para junio. En un inicio, el organizador ferial anunció que retrasaba su edición tres meses, hasta septiembre, pero finalmente decidió anularla debido a la falta de confirmaciones de los asistentes. La feria italiana no fue la única: Messe Frankfurt adoptó las mismas medidas para sus ediciones de verano tanto en Europa como en China. El organizador alemán canceló también su edición francesa, programada para septiembre.

 

Première Vision, por su parte, retrasó su evento de junio a septiembre, aunque finalmente, en agosto, el organizador ferial dio marcha atrás, atendiendo a las medidas restrictivas que el gobierno de Emmanuel Macron estaba tomando para frenar la curva de contagios, y canceló su edición física.

 

En el sector del calzado, la mayoría de las ferias se retrasaron en el calendario. Expo Riva Schuh canceló la edición de verano, mientras Gallery Shoes se trasladó a septiembre. Tranoï o White Milano cancelaron también sus eventos de junio, mientras el organizador ferial alemán Premium reordenó su propuesta y se pasó al canal online.

 

 

 

 

Después de que las medidas de contención en varios países obligaran a los organizadores feriales a cancelar sus ediciones, de febrero a julio, varias ferias lanzaron sus formatos a través del canal online para paliar el mermo de las ediciones físicas.

 

Igual que los organizadores chinos fueron los primeros en cancelar sus ediciones, también lo fueron para lanzar sus formatos a la Red. Fue el caso de Chic, que en abril reemplazó su evento físico por una feria completamente online. Kingpins, por su parte, también se trasladó a la Red, con un encuentro digital que se celebró en abril.

 

La edición estadounidense de Texworld, organizada por Messe Frankfurt, también se pasó al online en julio, uniendo su evento a Appael Sourcing USA y Home Textile Sourcing Expo, también impulsados por el organizador alemán. La italiana Pitti llevaba varios años invirtiendo en su plataforma online, pero el contexto del coronavirus llevó al grupo a dar un empujón a su canal digital para convertirlo en un complemento de sus eventos físicos.

 

Première Vision, por su parte, reforzó también su oferta digital con la introducción de webinars y seminarios online, mientras la española Momad afianzó su estrategia digital, con la emisión de contenidos semanales a través de su web.

 

 

 

 

Las ferias de otoño-invierno tampoco tuvieron cabida en el calendario de 2020. Tras la primera ola de cancelaciones, los organizadores fueron posponiendo los eventos previstos para finales de año y principios del siguiente. En Estados Unidos, Coterie, Capsule&Liberty e Informa dieron marcha atrás con sus jornadas previstas para septiembre, mientras Denim Première Vision canceló su edición física de noviembre.

 

El calendario ferial reajustó también las previsiones para 2021: Neonyt anuló su edición de enero en Berlín, a la vez que MareDiModa dio marcha atrás con su programa de febrero. Messe Frankfurt siguió la misma senda y canceló la jornada de febrero, y las ferias de Londres, Pure London y Scoop, cancelaron sus ediciones físicas de febrero y julio.

 

Otros organizadores optaron por reordenar su calendario de 2021: Bstim pospuso su edición de febrero a otoño, mientras Pitti se trasladó de enero a febrero. Las italianas Micam, Mipel, TheOne Milano, Homi Fashion&Jewels Exhibition y Lineapelle también cambiaron sus fechas a marzo, igual que lo hizo la parisina Who’s Next.

 

 

 

 

Las pasarelas también tuvieron que adaptarse al contexto, trasladándose al canal online. El Bristish Fashion Council fue la primera organización en anunciar la cancelación de los desfiles presenciales por el coronavirus y, bajo esta nueva estrategia, la semana de la moda de Londres se celebró de forma online durante la semana del 12 de junio.

 

A Londres le siguió Milán, que puso en marcha un programa común de los desfiles femeninos y masculinos entre el 14 y 15 de julio vía online. Después de Milán se sumó París, que celebró los desfiles de la semana de la moda masculina a través de una plataforma digital. Mientras, la semana de la moda de Nueva York llevó a cabo los desfiles en la plataforma digital Runway360, desarrollada para involucrar tanto a marcas como compradores.

 

En España, 080 Barcelona Fashion se adaptó a las circunstancias y se celebró íntegramente en formato online, una estrategia que también siguió Barcelona Bridal Fashion Week, que retransmitió los desfiles a través de una aplicación de desarrollo propio. En cambio, Mercedes-Benz Fashion Week Madrid celebró una edición híbrida, con desfiles presenciales que también se retransmitieron en streaming.

Publicidad
Comentar
Compartir
...