Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

07 Jul 202003:50

Look!

El legado de Balenciaga, en una maleta

16 Dic 2014 — 05:00
Modaes
Compartir
Me interesa

¿Quién dijo que las maletas sirven sólo para viajar? En este caso, una casualidad hizo que una maleta guardara el legado de uno de los diseñadores más importantes de la historia de la moda: Cristóbal Balenciaga. Dos artistas de Barcelona han utilizado ese legado y, a partir de él, han desarrollado la exposición Maleta de una modista. Entredós 3.0, que ahora se puede ver en el Museo Balenciaga, en Getaria (Gipúzkoa).

 

La maleta pertenecía a la modista Pilar Ayarza, que trabajó para Balenciaga y que murió sin descendencia. Años más tarde de su fallecimiento, la artista Fiona Capdevila pidió a la propietaria del piso que había ocupado Ayarza un maniquí que estaba en él, para utilizarlo para una obra que preparaba.

 

La propietaria, al no haber nadie que se hiciera cargo de lo que la modista había dejado en la vivienda, dejó que la artista se llevara todo aquello que deseara. La casualidad puso en sus manos una antigua maleta de mimbre repleta de patrones enrollados que la modista guardaba en su piso.

 

La artista comenzó a dar vida a esos diseños. Al proyecto se le unió Rosa Solano y juntas son las responsables de lo que ahora se ha convertido en exposición. Solano ha sido la encargada de crear cuadros, con composiciones abstractas basadas en los patrones de Balenciaga, mientras que los trabajos de telas son obra de Capdevilla, que ha recreado varios de los diseños que escondía la maleta, con telas donde ha imprimido el estampado del papel que Pilar Ayarza usó para envolver los prototipos.

 

La muestra, que podrá verse hasta el 12 de abril de 2015, ha servido para que el museo haya iniciado la búsqueda de todas aquellas mujeres que trabajaron en los talleres del modisto, con el fin de reunir cualquier tipo de documento que pueda ampliar la información que se tiene actualmente sobre ellas y sobre cómo funcionaba el taller de Balenciaga.

La semana look!
Publicidad
...