Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

19 Sep 202121:14

Montefibre reanuda su actividad cuatro años después con 121 empleados

La fábrica de hilo acrílico, con sede en Miranda de Ebro (Burgos), es propiedad desde principios de 2015 del grupo inversor Praedium, con oficinas en Barcelona y dueño también del hilador Nylstar, de Blanes.

06 Mar 2017 — 16:39
Modaes
Temas relacionados
Compartir
Me interesa

 

Montefibre reabre cuatro años después. La compañía burgalesa, con sede en Miranda de Ebro, ha reactivados su producción de hilo acrílico con una plantilla de 121 trabajadores. La empresa, que hace un año presentó su enésimo expediente de regulación de empleo (ERE) temporal, reanuda ahora la actividad con el propósito de ir incrementándola con el tiempo.

 

Los planes de la fábrica, que dirige Santiago Martínez de la Pera, pasan por llegar a producir hasta mil toneladas en el primer mes de funcionamiento e ir incrementando la producción hasta alcanzar 4.000 toneladas al mes. Por el momento, Montefibre descarta la producción de fibra de carbono, que su nuevo propietario anunció tras adquirirla en 2015.

 

El grupo inversor Praedium se hizo con la compañía hace dos años tras inyectar dos millones de euros a través de una ampliación de capital. La empresa llevaba entonces casi dos años parada y sumida en un proceso concursal después de que su matriz en Italia entrase en proceso de liquidación.

 

Con la entrada en el capital de Praedium, la compañía logró un acuerdo con los acreedores para salir de los juzgados. Endesa, su principal acreedor, no suscribió aquel pacto poniendo en jaque la continuidad de la fábrica.

El grupo inversor, propiedad del empresario Alfonso Cirera, es también dueño de la histórica textil Nylstar, con sede en Blanes (Girona) y que a principios de año reanudó también su actividad después de un parón de ocho meses y la redefinición de su plan estratégico.
Publicidad
Comentar
Compartir
...