Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

28 Nov 202006:33

¿Y si llega un nuevo confinamiento? Ertes, alquileres y proveedores, de nuevo sobre la mesa

Las empresas del sector plantean ya un escenario de cierre de tiendas por regiones, en función de los rebrotes de Covid-19, como ya ha sucedido en Lleida y L’Hospitalet de Llobregat. En los planes figura también un nuevo confinamiento severo.

16 Jul 2020 — 04:57
P. Riaño/ I. P. Gestal
Compartir
Me interesa

¿Y si llega un nuevo confinamiento? Ertes, alquileres y proveedores, de nuevo sobre la mesa

 

La moda se prepara para un nuevo lockdown. Los rebrotes de la pandemia del Covid-19 que están comenzando a surgir en España han despertado las alertas entre los principales grupos de distribución de moda del país, que comienzan ya a trabajar con el escenario de un posible nuevo cierre de tiendas y repetir el escenario del estado de alarma decretado el pasado marzo por el Gobierno. Personal, alquileres, compras y proveedores se antojan como las teclas clave a tocar ante un nuevo cierre de tiendas.

 

Según han explicado a Modaes.es fuentes de uno de los mayores grupos españoles de distribución de moda, en la mesa de la compañía figura, “por prudencia y obligación”, un amplio abanico de escenarios. El más extremo sería la declaración de un nuevo estado de alarma; el menos, confinamientos por territorios. “No es que las posibilidades de este escenario sean altas, es que ya está sucediendo”, explican.

 

Además de los casos internacionales en países como China, Estados Unidos o Alemania durante las últimas semanas, en España se están registrando varios focos de rebrotes del coronavirus. Asturias, hasta ahora la única comunidad autónoma declarada libre de Covid-19 al superar catorce días consecutivos sin infectados, anunció el martes el primer brote tras el levantamiento del estado de alarma. En Castilla y León o Galicia también se han registrado rebrotes.

 

 

 

 

Hasta ahora, los focos más intensos se ubican en Lleida (donde, junto a otros siete municipios, se ha decretado el confinamiento domiciliario) y L’Hospitalet de Llobregat (la ciudad más poblada de Cataluña), donde se ha pedido a los vecinos de los barrios de La Torrassa, La Florida y Collblanc que no salgan de casa.

 

De hecho, la mayoría de las comarcas catalanas ha registrado en los últimos días un aumento de nuevos casos de Covid-19, en municipios del área metropolitana de Barcelona como Badalona, Santa Coloma y Cornellà, así como en Girona, Figueres, Manresa y Balaguer. La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, planteó ayer en una entrevista en TV3 “dar un pequeño paso atrás” en la capital catalana para evitar la propagación del virus.

 

En Lleida, el comercio ha vuelto ya a la fase 0. La medianoche del martes entraron en vigor las nuevas medidas extraordinarias de carácter urgente acordadas por el gobierno de la Generalitat, incluyendo que los comercios podrán abrir únicamente con cita previa. Sin embargo, las tiendas de moda siguen funcionando, de momento, con total normalidad.

 

El Ministerio de Sanidad, por su parte, contempla también el cierre de comercios para controlar los brotes, evitando la declaración de un nuevo estado de alarma. El martes, Sanidad presentó un borrador del Plan de respuesta temprana en un escenario de control de la pandemia por Covid-19, que identifica una serie de medidas que podrían tomar las comunidades autónomas, que tienen ahora las competencias, para controlar los brotes.

 

El documento, que está previsto que se apruebe hoy jueves por el consejo interterritorial, prevé la posibilidad del “cierre preventivo de establecimientos, servicios e industrias”, así como la determinación de condiciones previas del funcionamiento de los establecimientos, como el límite de aforo, entre otras. 

 

Sanidad propone un esquema para la activación progresiva de estas medidas, que contempla el confinamiento, la limitación de la movilidad y el cierre de establecimientos “con elevada asistencia de personas” si se produjera una transmisión comunitaria no controlada.

 

 

 

 

Protocolo de actuación

Gestión de recursos humanos, contratos de alquileres, compras para la campaña de invierno y renegociación con los proveedores son los cuatro principales ámbitos que deberán atender las empresas durante las próximas semanas en caso de un confinamiento que, según diversas fuentes consultadas, cada vez se proyecta más cerca de los focos clave del retail en España, como Madrid y Barcelona.

 

Con la declaración del estado de alarma y el cierre de tiendas, la mayoría de retailers del país (con excepción de grupos como Inditex, que asumió el cien por cien de los costes) optó por la presentación de Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (Erte) por causa de fuerza mayor para aliviar su tesorería. A medida que la actividad se ha recuperado, estos expedientes han sido retirados, de manera que las compañías ya asumen de nuevo el coste del personal.

 

En caso de un nuevo confinamiento, todas las compañías consultadas por Modaes.es esperan a la reacción del Gobierno, que podría optar por volver a introducir medidas para flexibilizar el empleo. “Si las presentan, todos nos acogeremos a ellas -explican fuentes del sector-; salvo excepciones, no hay pulmón para aguantar con las tiendas cerradas”.

 

Los alquileres serán otro foco de atención. El cierre de tiendas del pasado marzo forzó a retailers y propietarios a enfrentarse, en algunos casos, y a renegociar alquileres, periodos de carencia o condonaciones, en otros. Este escenario se repetiría en caso de un nuevo confinamiento total o por regiones, aunque “ahora sabemos más”, advierte un empresario del negocio de la moda.

 

La temporada de invierno se pondría de nuevo en jaque. La reapertura de las tiendas en mayo y junio ha arrojado unos resultados menos catastróficos de lo previsto por la mayoría de compañías, algunas de las cuales están vendiendo más incluso que el año pasado en semanas comparables. Esto ha hecho que las empresas eleven sus compras para la temporada de invierno respecto a las previsiones iniciales, muy menguadas por la acumulación de stock y alargamiento de la temporada de verano para darle salida.

 

Un confinamiento en las próximas semanas en plazas relevantes en volumen para la industria de la moda llevaría a una nueva acumulación de stock y elevaría el miedo y la cautela para el próximo invierno, lo que derivaría en nuevas cancelaciones de pedidos y renegociación con los proveedores.

 

 

 

 

Evolución de la moda en España

 

Después de tres meses encadenando caída del más del 70%, la reapertura de tiendas y el inicio de las rebajas aliviaron en junio la caída de las ventas de moda en España. Entre enero y junio, el comercio de moda en España acumula un retroceso del 39,2%, según datos provisionales del Indicador del Comercio de Moda, elaborado por la Asociación Empresarial del Comercio Textil, Complementos y Piel (Acotex). 

 

En el sexto mes del año, las ventas de moda en España registraron un descenso del 25,8%. De esta manera, el sector se aleja de las caídas del 70,3% de marzodel 89,5% de abril y del 72,6% de mayo.

 

Desde el 8 de junio, cuando toda España ya se encontraba en fase 2, todos los comercios de moda en el país ya pudieron abrir sus puertas. La desescalada comenzó en mayo con diferentes intensidades en cada territorio, cuando los establecimientos de menos de cuatrocientos metros cuadrados pudieron abrir con cita previa en la fase 0.

 

En la fase 1 de la desescalada, los comercios pequeños pudieron abrir sin cita, mientras que en la fase 2 les llegó el turno a los grandes operadores, siempre que tuvieran el espacio acotado a cuatrocientos metros cuadrados, y centros comerciales.

 

El estado de alarma decayó el pasado 21 de junio, y con él también lo hicieron la mayoría de las restricciones, aunque continúa siendo obligatorio el distanciamiento social y el uso de mascarillas. Las medidas varían entre las comunidades autónomas.

 

Publicidad
Comentar
Compartir
...