Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre nuestra: Política de cookies

Líder en información económica del negocio de la moda

19 Nov 201717:05

h Entorno

IPC: ¿Qué pasa cuando los precios de la moda suben y el resto bajan?

Los precios de moda nadan a contracorriente. Fuera de lo habitual,  los precios al consumo del vestido y el calzado han cerrado 2014 por encima del Índice de Precios al Consumo (IPC): frente a la tendencia general de deflación...
16 Ene 2015 — 04:45
S. Riera
Compartir
Me interesa

Los precios de moda nadan a contracorriente. Fuera de lo habitual,  los precios al consumo del vestido y el calzado han cerrado 2014 por encima del Índice de Precios al Consumo (IPC): frente a la tendencia general de deflación, los precios de la moda se han mantenido en positivo con una subida del 0,2%. El encarecimiento de los artículos de moda en un escenario de caída de los precios contribuye a mejorar la rentabilidad de las empresas del sector, tras años en que se producía el efecto contrario.

 

El Índice de Precios al Consumo (IPC) concluyó el año con un descenso interanual del 1%. La caída de diciembre fue la sexta consecutiva que registraron los precios en España y la mayor tasa negativa de todo 2014. Es la primera vez desde que se puso en marcha el indicador (en 1962) que arroja una tasa negativa en un mes de diciembre, un periodo que en muchos convenios colectivos sirve de referencia para el cálculo de subidas salariales.

 

El IPC es un indicador macroeconómico que mide la evolución general de los precios de los artículos y los servicios que se consumen en España, en la cesta de la compra tipo de las familias. Para su cálculo, el Instituto Nacional de Estadística (INE) toma varias categorías de referencia, entre las que se encuentran la vivienda, la alimentación, el transporte o la moda, entre otras.

 

 

 

Se habla de inflación cuando los precios se encarecen y, en consecuencia, sube el coste de la vida. La inflación es buena, siempre que sea moderada, porque da estabilidad económica. En el caso de la deflación, la bajada de los precios, si bien al consumidor puede parecerle beneficiosa en un primer momento, es temida por los expertos porque puede derivar en espiral que empieza por congelar el consumo y avanza hasta arrastrar salarios y poder adquisitivo.

 

En diciembre, los principales causantes del abaratamiento de los precios al consumo fueron las gasolinas, el gasóleo para calefacción y algunos alimentos. De todas las categorías con las que se calcula el IPC, las que registraron un mayor descenso en diciembre fueron las comunicaciones, con un retroceso interanual del 5,7%, y el transporte, con una caída del 5,5%.

 

Por el momento, el Gobierno descarta que la economía española esté en una situación de deflación. A pesar del dato negativo de diciembre y de encadenar seis meses de descensos,  el abaratamiento de los precios en España está del todo vinculado a la caída histórica de los precios del petróleo, cuya evolución trasciende las fronteras nacionales y no depende de la economía del país.

 

En el caso concreto de la moda, el sector cerró 2014 con un alza de los precios del 0,2%. Los precios del vestido y del calzado han aflojado el ritmo de crecimiento, tras bajar dos décimas respecto a noviembre, cuando el índice se elevó hasta el 0,4%, pero se han mantenido por encima del IPC general.

 

En 2014, la moda arrojó alzas interanuales en todos los meses, excepto los que coinciden con el periodo de rebajas. Esta situación implica que a full price, los precios suben en relación a un año atrás, mientras que, en época de descuentos, se sitúan por debajo del mismo periodo del año anterior.

 

Ahora, la situación es la contraria y se decanta a favor de las compañías del negocio de la moda, capaces de subir precios, aunque moderadamente, en un momento que, en general, la economía española los baja. Por primera vez, la moda ha logrado dar un vuelco a la situación y situar la evolución de sus precios por encima de la tasa general. Y es que en los últimos años, el auge del low cost y la caída del consumo, entre otros factores, habían presionado a la baja el valor final de los artículos de moda.

 

La evolución de los precios en vestido y calzado en 2014 ha variado en función de la Comunidad Autónoma. En ese sentido, en el último mes, ha sido en Galicia, Asturias y País Vasco donde más han crecido los precios, con alzas del 0,4%. En Aragón, Cataluña, Madrid, Murcia y Navarra, los precios del sector registraron un incremento interanual del 0,3%.

 

Los incrementos más moderados se dieron en Andalucía, Castilla y León, Castilla-La Mancha y La Rioja, donde se elevaron un 0,2%; y en las Islas Baleares y la Comunidad Valenciana, donde se incrementaron un imperceptible 0,1%. En otras comunidades, la evolución de los precios fue plana, como en Ceuta y Melilla.

 

Por último, tan sólo en las Islas Canarias el precio de los artículos de vestido y calzado descendió en diciembre un 1% respecto al mismo mes del año anterior.

 

 

Publicidad
Relacionados
Compartir
Normas de participación

info@modaes.es

 

Política de validación de los comentarios:

 

Modaes.es no realiza validación previa para la publicación de los comentarios. No obstante, para evitar que comentarios anónimos afecten a derechos de terceros sin capacidad de réplica, todos los comentarios requieren de un correo electrónico válido, que no será publicado.

 

Escribe tu nombre y dirección de email para poder opinar sobre esta noticia: tras hacer click en el enlace que encontrarás en el correo de validación, tu comentario será publicado.

0 comentarios — Se el primero en comentar
...