Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

28 Ene 202203:48

Venus recupera niveles pre-Covid y saca provecho de la rotura del ‘supply chain’

La histórica empresa de moda de baño, fundada en los años treinta en Madrid, ha recuperado la facturación de 2019 tras incrementar su fabricación para terceros debido a los problemas en las cadenas de suministro.

14 Ene 2022 — 04:44
Ainoa Erdozain
Compartir
Me interesa

Fábrica de moda de baño de Venus

 

 

Venus saca provecho a la rotura de la cadena de suministro en China. La compañía, histórica de la moda de baño en España, recuperó en 2021 los niveles prepandémicos, con una facturación de 1,4 millones de euros aproximadamente. Este resultado supuso un crecimiento del 15% respecto al año anterior, impulsado, sobre todo, por la rotura de la cadena de suministro en el mercado asiático, según comenta Marcos Pizarro, director general de Venus, a Modaes.es.

 

La empresa opera a través de dos marcas propias, Venus y Playa Dorada, que distribuye en su propio ecommerce y en puntos de venta multimarca a escala internacional. Además, el grupo también fabrica para terceros, entre los que se encuentran compañías de moda de lujo y grandes retailers, un negocio que se ha disparado en el último año. 

 

La crisis de aprovisionamiento, particularmente en China, y los colapsos en los puertos durante el último año por el Covid han provocado que muchas compañías internacionales no pudieran abastecerse de los encargos de productos para las próximas temporadas. Esto hizo que muchas de ellas reubicaran su producción de moda de baño y buscaran refugio en fábricas europeas

 

Por este motivo, Venus triplicó su negocio para terceros en los últimos doce meses y tuvo que rechazar, incluso, algunas colaboraciones ya que no podía hacer frente a la demanda. “Como China deje de producir un 20% de lo que fabrica anualmente, las fábricas europeas no serán capaces de afrontar ese nivel de producción”, explica Pizarro.

 

“Después de este acontecimiento, muchas grandes empresas relocalizarán su producción y regresarán a Europa para estar más cerca de sus proveedores; sin embargo, en Europa hace falta mucho personal especializado, sobre todo técnicos de moda de baño, que es lo que se necesita para sacar adelante toda esa manufactura”, señala el empresario. “En España, empresas que fabriquen baño no hay más de diez, y somos el mayor productor de baño de Europa”, añade.

 

 

 

 

Las ventas de la compañía se encogieron entorno al 15% el año pasado por el estallido de la pandemia, sin embargo, pudieron encajar el 90% de su producción al trabajar bajo pedido. “Otras compañías no tuvieron la misma suerte y se vieron con sobreproducción y colecciones sin colocar con el cierre de los establecimientos y el descenso del consumo”, apunta Pizarro.

 

En los próximos meses, la compañía se centrará en potenciar su crecimiento a través del canal digital, ampliando su gama de productos online a través de la plataforma de ecommerce de El Corte Inglés y aterrizando en nuevos mercados internacionales.

 

La empresa, que cuenta con un equipo de cinco personas, también opera en Italia y Alemania, donde concentra el 10% de sus ventas. Actualmente, Venus cuenta con una red de cuarenta puntos de venta a escala internacional, aunque, hace algunos años, llegó a tener hasta ochenta. Para 2022, los planes de la compañía pasan por incrementar su cifra de negocio actual hasta un 20%.

 

Venus fue fundada en Madrid en 1932 de la mano de Policarpio Domínguez García y su esposa Soledad Molina y comenzó en sus inicios en la industria de la moda como fabricante de fajas y corsetería. A partir de los años sesenta, la empresa se especializó en moda de baño y, en 1978, Policarpio Domínguez Molina, hijo del matrimonio, tomó las riendas de la compañía. 

 

En la década de los ochenta, Venus dio el salto internacional e inició su desembarco en mercados latinoamericanos. Poco después, Domínguez Molina falleció sin descendencia y dejó la compañía en manos de dos trabajadores en herencia. Fue entonces cuando Emilio Flores y Esperanza Garbajosa se pusieron al frente, hasta principios de los 2000. De cara a planificar el relevo en la cúpula, Marcos Pizarro, hijo de Garbajosa, se incorporó a la empresa en 2005 y en 2011 asumió el cargo de director general de la compañía y director creativo de la firma.

Publicidad
Comentar
Compartir
...