Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

25 Sep 202116:50

Topshop, en rojo en España: entra en pérdidas mientras busca ‘flagship’

La compañía, que opera en el país de la mano de Glasak, reconoce que esta disminución de las ventas se debe “a la menor aceptación por el mercado de la colección de artículos puesta a la venta”.

26 Abr 2017 — 05:00
Iria P. Gestal
Temas relacionados
Compartir
Me interesa

Topshop, en rojo en España: entra en pérdidas mientras busca ‘flagship’

 

 

Topshop tropieza España. Catorce años después de desembarcar en el país, donde opera de la mano de su socio local Glasak, la cadena estrella del grupo Arcadia no logra encontrar su hueco en el mercado español. El año pasado, la empresa entró en pérdidas en España y aceleró la caída de sus ventas, que apenas superaron los seis millones de euros en 2016.

 

Según consta en la memoria correspondiente al ejercicio 2016 de Glasak, que tiene como administrador único a Christoforos Glafcos Tombolis, la empresa atribuye este descenso de las ventas a “la menor aceptación por el mercado de la colección de artículos puesta a la venta”. “Este hecho, junto con el incremento de los costes de personal, son los motivos esenciales de las pérdidas incurridas en el ejercicio”, justifica la empresa.

 

En el ejercicio cerrado el 31 de agosto de 2016, la filial de Topshop en España facturó 6,01 millones de euros, un 8,38% más que el año anterior. La empresa pasó de registrar un beneficio de 152.499 euros en 2015 a unas pérdidas de 400.456 euros en 2016. El resultado bruto de explotación (ebitda) también fue negativo, situándose en 448.627 euros, frente a los 261.330 euros positivos del año anterior.

 

Los fondos propios de Topshop en España se redujeron un 31%, hasta 890.759 euros, frente a los 1,29 millones de euros del año anterior. Además, la compañía contrajo deudas a largo plazo con entidades de crédito por valor de 745.051 euros, y engrosó sus deudas a corto plazo hasta 158.419 euros, frente a los 1.349 euros del año anterior.

 

 

 

 

Pese a la evolución negativa de los resultados en el último ejercicio, Topshop mantiene su apuesta por el mercado español. La compañía renovó en 2016 su acuerdo con Glasak por otros diez años y, según consta en la memoria, se encuentra negociando ubicaciones para poner en marcha nuevos establecimientos.

 

La última tienda que Topshop abrió en el mercado español se encuentra en el centro comercial Nevada, en la localidad granadina de Armilla. Con esa apertura, que se llevó a cabo a finales del año pasado, la red comercial de Topshop en España se compone de cuatro tiendas: en Puerta del Sol (Madrid), la calle Pelai (Barcelona) y La Cañada (Marbella).

 

Además, la empresa asegura en la memoria que “la dirección lleva a cabo un análisis permanente del mercado, junto con la entidad franquiciadora, con el fin de lograr que las nuevas colecciones se adapten mejor a la demanda local”.

 

“En este sentido, la firma franquiciadora mantiene una política comercial comprometida con la sociedad para la introducción definitiva de sus marcas en el mercado nacional y, en esa medida, viene prestando en estos últimos ejercicios el apoyo comercial y financiero necesario para el éxito del proyecto”, continúa la compañía.

 

 

Remodelación de la cúpula

El retroceso de Topshop en España se produce en plena remodelación de la cúpula del grupo, que comenzó cuando, el pasado febrero, abandonó la compañía su director de retail, Craig McGregor.

 

A la salida de McGregor le siguió en marzo el nombramiento de Richard Foster, ex de New Look, como nuevo responsable de merchandising, y el abandono de Matt Brewster, director comercial de Topshop. El cambio en el equipo directivo se completó en enero, cuando Mary Homer, al frente de Topshop desde hace una década, abandonó también la cadena británica.

 

El grupo Arcadia, que controla también Topman, Burton, Dorothy Perkins, Evans, Outfit, Wallis y Miss Selfridge, finalizó el ejercicio 2015 (cerrado en agosto del mismo año), con una cifra de negocio de 2.069 millones de libras (2.638 millones de euros), levemente superior con respecto al ejercicio anterior. El resultado operativo de la empresa se situó en 251 millones de libras (320 millones de euros).

Publicidad
Comentar
Compartir
...