Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

28 Nov 202100:32

Shein, a por España: tiendas a pie de calle de la mano de Shana

El gigante chino de comercio electrónico, uno de los pure players de moda de mayor crecimiento en los últimos años, entra la calle Rosselló (Barcelona), en el nuevo punto de venta de Shana, relanzada recientemente por un grupo de inversores.

26 Nov 2021 — 05:00
Isabel Carmona
Temas relacionados
Compartir
Me interesa

Shein, a por España: tiendas a pie de calle de la mano de Shana

 

 

Shein salta al retail en España. La compañía de ecommerce, uno de los grandes fenómenos de ultra fast fashion, ha logrado presencia física en España de la mano de otro fenómeno del low cost que regresó recientemente al mercado: Shana.

 

El pure player distribuye su oferta de moda femenina en un local de dos plantas ubicado en el número 241 de la calle Rosselló (Barcelona), bajo el rótulo de Shana, cadena catalana fundada por Julián Imaz que está siendo relanzada por un grupo de inversores tras desaparecer en 2018 por la entrada en concurso de acreedores de su matriz.

 

La oferta de Shein en el nuevo establecimiento se compone de stocks sobrantes y devoluciones con importantes descuentos sobre su precio original, y comparte espacio con la propia firma Shana y con Double Agent, otro de los conceptos del grupo catalán que también entró en liquidación en 2018 y fue rescatada por Modatext Punt.

 

El local ubicado en el número 241 de Rosselló se sitúa en la esquina de la calle con Rambla Catalunya, uno de los principales ejes comerciales de Barcelona. Se trata del establecimiento antes ocupado por la cadena catalana de moda masculina Macson, que cerró hace un año a causa de la pandemia.

 

Los nuevos responsables de Shana han llegado a un acuerdo con proveedores de Shein para distribuir en sus tiendas físicas el sobrante y devoluciones de la plataforma online china.

 

 

 

 

Shein se ha convertido en uno de los pure players de moda de más rápido crecimiento en Occidente en los últimos años. En Reino Unido, de los mayores mercados del continente europeo, la compañía china pisa los talones de los gigantes Boohoo y Asos, y, en Estados Unidos, Shein ya es el líder del sector completo del fast fashion por cuota de mercado, dejando a H&M y a Zara en segundo y tercer lugar, respectivamente.

 

El pure player nació en 2008 bajo el nombre SheInside y ha comenzado a diversificar su negocio en los últimos cinco años, inclinándose hacia la moda ultrarrápida y ultrabarata y reforzando su popularidad con agresivas estrategias de publicidad en redes sociales y la alianza con microinfluencers.

 

Shein cerró el último ejercicio con una facturación de 60.000 millones de yuanes (7.673 millones de euros), según estimaciones del diario Investment Community. La empresa concentra toda su producción en China y está presente en más de 220 países en todo el mundo, incorporando hasta 4.000 artículos nuevos cada día a su plataforma, con precios desde un euro por camiseta.

 

Por su parte, Shana se encuentra en un proceso de desarrollo y sus propietarios prevén la instalación de cincuenta puntos de venta con la cadena en los próximos tres años. La primera apertura de la enseña bajo la nueva gestión se llevó a cabo en el último local que ocupó Blanco antes de extinguirse, en la calle Pelayo de Barcelona. El establecimiento llevaba vacío desde que la cadena echó el cierre en 2017. 

 

Shana, anteriormente agrupada en el hólding Comdifil, llegó a ser la mayor cadena del grupo tanto por número de tiendas como por cifra de negocio, y opera actualmente a través de la sociedad SHN Stores, liderada por Eduardo Manrique. La compañía prevé alcanzar una facturación de quince millones de euros en los próximos tres años. 

Publicidad
Comentar
Compartir
...