Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

18 Jun 202123:58

Losan roza los sesenta millones de facturación pero engorda sus pérdidas antes del Covid-19

La compañía facturó 59,3 millones de euros, aunque excluyendo el negocio traspasado a la filial Losan Logística redujo sus ventas un 8%, hasta 49,1 millones.

11 Dic 2020 — 04:57
I. P. G.
Temas relacionados
Compartir
Me interesa

Losan roza los sesenta millones de facturación pero engorda sus pérdidas antes del Covid-19

 

 

Losan, cara y cruz antes de la pandemia. La compañía de moda, propiedad del gigante portugués Sonae, cerró el ejercicio 2019 rozando los sesenta millones de euros de facturación pero con resultado a la baja, según las últimas cuentas de la sociedad Comercial Losan depositadas en el Registro Mercantil.

 

El importe de la cifra de negocio de la sociedad fue de 59,3 millones de euros, frente a los 53,3 millones de euros del año anterior. Sin embargo, la empresa explica que “parte de esta facturación ha surgido por el traspaso de almacén a la filial Losan Logística”, por lo que la cifra de negocio normalizada se situó en 49,1 millones, un 8% menos que en 2018.

 

El resultado de explotación se mantuvo en negativo, pasando de 1,3 millones de euros en 2018 a 5,5 millones de 2019. Las pérdidas se elevaron hasta 4,6 millones de euros, frente a los 2,8 millones de euros del año anterior.

 

La empresa tiene en marcha un plan de transformación con el objetivo de acercarse al consumidor, mejorar la productividad y elevar la rentabilidad. En esta línea, Losan trasladó el año pasado la operación logística, antes desarrollada en Caspe (Zaragoza), a Azambuja (Portugal), donde se unificará la gestión de todas las empresas de la división de moda de Sonae.

 

 

 

 

“Con esto se persigue un ahorro de costes significativo, además de una subida importante en las ventas gracias a la posibilidad de prestar servicio en picking”, dice la compañía. Como parte de esta reorganización, la empresa acometió un despido colectivo, a aplicar entre el 1 de octubre de 2019 y el 31 de diciembre, con un coste estimado de 1,4 millones de euros.

 

También en 2019, Sonae decidió unificar todas sus empresas en España bajo un mismo centro de trabajo tanto en Madrid como en Barcelona, “con el objetivo de dar visibilidad a su expansión internacional y atraer a potenciales clientes”.

 

La empresa también ha continuado su desarrollo en el canal multimarca, especialmente en mercados como Estados Unidos, Canadá, Colombia y México y se ha reforzado en el “ala este del mundo” tras el cierre de la filial turca.

 

En España, Losan subraya que “el negocio de la moda multimarca ha presentado una evolución irregular, con subidas y descensos que se han ido estabilizando a lo largo del año, mostrando señales de recuperación tras un octubre frío y con un repunte en Navidad”.

 

 

 

 

Impacto del Covid-19

Cuando estalló el coronavirus, la empresa puso en marcha varias medidas para contener el impacto en las cuentas. Losan presentó un expediente de regulación temporal de empleo (Erte) de fuerza mayor para el personal de tiendas y de almacén, suspendió la renta de los locales comerciales y solicitó la suspensión del pago de facturas de la electricidad.

 

Además, extendió los pagos a sus proveedores en origen de contado a 65 días, y también amplió los plazos de cobro durante el estado de alarma. La remuneración variable prevista para el ejercicio 2020 se redujo un 60%.

 

“Dada la incertidumbre, tanto en la duración como en la intensidad de la pandemia, resulta difícil estimar los potenciales impactos que tendrá para la compañía, si bien se están analizando análisis de diferentes escenarios y posibles medidas a implementar”, explica la empresa en el informe de gestión, aunque matiza a que a 31 de marzo no se habían configurado modificaciones del presupuesto ni planes concretos.

 

Además, la empresa subraya que “las necesidades financieras son cubiertas por el grupo Sonae y la sociedad no plantea problemas de liquidez” y que los clientes estaban ya demandado la mercancía comprada a la espera de reabrir sus tiendas.

Publicidad
Comentar
Compartir
...