Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

27 Sep 202002:53

Change the conversation

Change the conversation

 

 

“Es como si llega un huracán, todo está destruido, y ellos salen de las ruinas con el flequillo despeinado”. Entre los múltiples mensajes de Whatsapp que ayer recibimos en la redacción de Modaes.es tras la presentación de resultados del primer trimestre de Inditex, este destacó especialmente. Un directivo del sector se compadecía a sí mismo ante la buena evolución del grupo gallego pese a haber entrado en pérdidas.

 

Inditex hizo ayer lo que mejor sabe hacer: dar un golpe de efecto y cambiar de conversación. Cuando el sector debería haber estado dando una y mil vueltas a las primeras pérdidas de Inditex como compañía cotizada, la mirada se desplazó a la batería de medidas introducidas por el grupo gallego en su nuevo plan estratégico.

 

Mientras las presentaciones trimestrales de resultados de los principales operadores del sector (a la espera de que H&M los dé a conocer el próximo lunes) han sido una concatenación de lamentos y de líneas de acción, Inditex desplegó ayer un completo plan estratégico hasta 2022. Y, aunque pasó desapercibido, desveló su secreto mejor guardado: la Open Platform, una plataforma tecnológica de desarrollo propio en la que se basa todo su modelo.

 

Aunque en la práctica Inditex hará lo que ya tenía previsto (si bien algunas tendencias, como el cierre de tiendas, se aceleran), la compañía gallega consiguió, de nuevo, cambiar la conversación, como hizo en 2018 en la presentación anual de resultados.

 

Aquel año, tras varios demoledores informes de bancos de inversión sobre su modelo de negocio, Inditex se puso su chistera de mago y explicó cómo llevaba cinco años preparando (en silencio) su transformación.

 

Ayer Inditex hizo algo similar. Durante las últimas semanas, los informes que ponen en duda la validez del modelo de negocio de gran distribución de moda se han sucedido. El acelerado ritmo de la moda es uno de elementos que más recelos despierta ahora, pero ha demostrado, de nuevo, ser la clave de Inditex.

 

Sin velocidad, sin series cortas y sin aprovisionamiento en cercanía Inditex no habría podido ajustar su aprovisionamiento al mismo ritmo que se han ajustado sus ventas. El secreto de Inditex es el fast fashion o, mejor dicho, como decían ayer fuentes cercanas a la empresa, el “fast fashion interpretado por Inditex”.

...