Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

22 Abr 202112:37

Del kimono al poncho: cuando lo regional saltó a la calle

La moda ha adoptado prendas del folklore popular y las ha popularizado a pie de calle. Las marcas de lujo han sido pioneras en la adopción de muchas de estas prendas, como el kimono o la alpargata.

02 Jul 2019 — 04:44
María Bertero
Compartir
Me interesa

Del kimono al poncho: cuando lo regional saltó a la calle

 

 

En 1967, Sean Connery dio vida a un James Bond enfundado en un kimono para la quinta entrega de la saga 007. Pero varios siglos antes, la icónica prenda de la cultura japonesa comenzó a tejer su historia hasta colarse en pasarelas, alfombras rojas y en el street style de varias capitales de la moda. En las últimas décadas, trajes típicos de distintas partes del mundo han salido del museo para encontrar un lugar en el armario moderno.

 

El kimono, cuyos orígenes se remontan al siglo V d.C., ha servido de inspiración a muchos diseñadores a lo largo de la historia. John Galliano, tanto para su firma homónima como para Christian Dior, construyó la colección primavera-verano de 2007 en base al imaginario de la cultura japonesa. El kimono se ha convertido en una prenda habitual para las temporadas estivales, mientras que para climas más fríos, el poncho se ha ganado también un lugar en el street style.

 

 

 

 

La cantante mexicana Aida Cuevas asistió a la ceremonia de 2019 de los premios Grammy con un poncho, reivindicando la cultura latinoamericana. Si bien su origen es diverso, Argentina y Bolivia son los países a los que más se ha atribuido su uso. En 2012, Hermès realizó su colección otoño-invierno inspirada en el gaucho argentino, con ponchos y capas sobre la pasarela. La prenda original consta de un simple retazo de tela de diseño sencillo, funcional para el invierno y montar a caballo.

 

En 2016, Chanel viajó hasta La Habana para presentar su colección crucero. La estética del desfile y las prendas estuvieron inspirados en cultura cubana y sobre la pasarela se mezclaron las icónicas chaquetas de tweed de la maison con guayaberas. La tradicional camisa caribeña es otro de los trajes típicos que ha sido adaptado como prenda de uso diario.

 

 

 

 

En sus más de trescientos años de historia, la guayabera ha sido un emblema de la moda cubana, pero también mexicana, debatiendo su origen entre La Habana y la Península de Yucatán. La camisa de lino fue confeccionada para que los hombres guarden el tabaco, pero en la actualidad es utilizada por actores como Johnny Depp.

 

España también logró colocar un elemento tradicional en el uso diario. Si bien las espardeñas o alpargatas de esparto tienen sus orígenes en Egipto, este calzado plano se ha convertido en un emblema de la producción española de calzado. En el siglo XIII los soldados del reino de Aragón calzaban alpargatas, pero no fue hasta los años setenta cuando se transformaron en un calzado de lujo, de la mano de Yves Saint Laurent.

Publicidad
Comentar
Compartir
...