Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre nuestra: Política de cookies

Líder en información económica del negocio de la moda

25 May 201803:20

h Back Stage

2015, el año en que España conquistó la cúpula de la moda

24 Dic 2015 — 13:05
Iria P. Gestal
Compartir
Me interesa

 

Guess, Primark, Esprit o C&A son solo algunos de los grupos que durante este año han confiado en el talento español. De consejeros delegados a responsables de mercados en pleno crecimiento, apellidos como Herrero, Escribano o Lazcanotegui han logrado colarse en este 2015 en la primera línea de la moda internacional.

 

La estadounidense Guess es una de las compañías extranjeras que ha recurrido de manera más decidida al talento español y, en particular, a la cantera del gigante Inditex. En julio, tras la salida del fundador del grupo, Paul Marciano, Guess apostó por Víctor Herrero como nuevo consejero delegado. El directivo se incorporó a la compañía desde Inditex, donde trabajó durante más de una década.

 

Sólo dos meses después, Guess volvió a recurrir a la cantera de Inditex, en lo que en el sector ya se conoce como hacer un Esprit, en alusión a otra compañía que ha recurrido en numerosas ocasiones a ex directivos de la compañía gallega. Guess fichó a Lander Isasi, ex director general de Inditex para el Sudeste Asiático y China, como nuevo responsable de Oriente Medio, India y el Sudeste Asiático.

 

Pero si hay un grupo internacional dominado por directivos españoles, ese es Esprit. Desde que, en 2012, fichó a José Manuel Martínez, ex ejecutivo de Inditex, como nuevo director general, la compañía no ha dejado de recurrir a la cantera española. Seis de los trece primeros puestos directivos de la alemana están ocupados actualmente por ejecutivo procedentes de Inditex. Este año, la compañía promocionó a Elena Lazcanotegui a presidenta de su cadena Edc, la segunda línea del grupo alemán.

 

Pero no sólo de Inditex se nutren las cúpulas internacionales. En agosto, el grupo de grandes almacenes El Palacio de Hierro, uno de los principales de México y Latinoamérica, fichó a Juan Carlos Escribano, hasta este año consejero delegado de Grupo Cortefiel.

 

 

Por su parte, el gigante galo de la moda íntima Etam recurrió al talento del segundo grupo español de distribución para impulsar su negocio internacional. La compañía fichó a José Gómez, ex directivo de Mango y con más de dos décadas de experiencia en el sector de la moda, como nuevo director de desarrollo de negocio mundial de la compañía.

 

Además de los nuevos fichajes, otros grupos internacionales como C&A o Primark han reforzado su confianza en los directivos españoles que ya formaban parte de su equipo. El grupo holandés ascendió a José Luis Pavia. Hasta este verano, el ejecutivo ocupaba el cargo de director general de merchandising, y en julio fue nombrado consejero delegado de la filial de C&A en México.

 

Por su parte, Primark apostó por José Luis Martínez de Larramendi, director del grupo en el mercado español, como nuevo responsable de la expansión de la compañía irlandesa en Estados Unidos, donde Primark desembarcó este año.

 

En paralelo, en España han continuado los juegos de sillas. De Inditex a Cortefiel, pasando por Desigual, Blanco o El Corte Inglés, los grupos nacionales de moda han registrado cambios en sus cúpulas, un baile de directivos que ha llegado también a las filiales de los grupos internacionales en el mercado español.

 

Grupo Cortefiel, Blanco y Desigual reordenan sus cúpulas

Uno de los nombramientos más significativos de este año en el sector de la moda en España fue el de Berta Escudero como máxima directiva de Grupo Cortefiel, convirtiéndose así en la primera mujer al frente de un grupo español de distribución de moda. Escudero se incorporó al grupo en pleno proceso de venta de Cortefiel,  ahora en manos de los fondos CVC, Pai y Permira.

 

Durante 2015, el grupo incorporó también a Ramón Gago, ex directivo de Inditex, para relanzar su cadena principal. Gago relevó así a Fernando Sáenz como director general de Cortefiel y Pedro del Hierro. Sin embargo, sólo tres meses después el grupo rompió su relación con Carmen March, entonces directora creativa de la línea de gama alta Pedro del Hierro, que quedó paralizada tras su salida.

 

En noviembre, la compañía fichó a Manel Jiménez, ex directivo de la catalana Desigual, como nuevo responsable de IT y Supply Chain, el cargo que dejó libre Berta Escudero al ponerse al frente del grupo como consejera delegada.

 

 

La entrada de nuevos socios o cambios en el capital de las compañías están detrás de muchos de los movimientos de sillas que han protagonizado la actualidad durante este año en el sector.

 

En mayo, un año después de que Eurazeo entrase en el capital de Desigual, el grupo cesó a su consejero delegado, Manel Jadraque, y a dos de sus hombres de confianza, José Armillas y Carlos Maiz. Aunque inicialmente mantuvo su puesto en el consejo, Jadraque terminó por desvincularse totalmente de la compañía un mes después de su despido.

 

Durante el resto del año, la salida de directivos fue constante. Manel Jiménez, director de operaciones de Desigual desde 2010, abandonó la compañía para incorporarse poco después a Grupo Cortefiel. Su salida se sumó a la de Joan Rouras, director de expansión internacional de la compañía, que abandonó Desigual para, poco después, asumir la dirección general de la filial europea del fondo estadounidense Crown Adquisition. Ambos ejecutivos formaban parte del comité de dirección Desigual, el órgano de gestión diaria de la compañía.  

 

También Blanco ha remodelado su cúpula en el último año, después de que en 2014 el grupo saudí Alhokair se hiciera con el control de la compañía. A comienzos de año, el grupo inició un proceso de búsqueda para relevar a Bernardo Blanco,  hijo del fundador de la compañía y máximo responsable de la cadena hasta entonces.

 

En un principio, Alhokair tanteó a Christian Valle, director general de Aïa y también ex ejecutivo de Mango, para dirigir la compañía, pero su fichaje estaba ligado a la entrada de Alhokair en el capital de Aîta. Como el grupo saudí desestimó finalmente la compra, la incorporación del ejecutivo no se hizo efectiva.

 

 

Finalmente, la compañía decidió incorporar a Stephen Craig, ex consejero delegado de All Saints, como el máximo responsable de la cadena. El nombramiento de Craig se suma al Amy Molyneaux como nueva directora creativa y al de Isak Halfon, ex de Mango, como nuevo director de expansión, que se produjo el año pasado.

 

A los cambios en Desigual y Blanco se suman los de Pepe Jeans, que también cambió de manos a comienzo de año. El fondo libanés M1 y L Capital Asia compraron la compañía, propietaria de las marca Pepe Jeans y Hackett, y reorganizaron su cúpula directiva. La compañía fichó a Vicente Castellano, hasta entonces responsable del Hackett, para coordinar todas las enseñas del grupo, y a Javier Carrera, ex directivo de Nike, para hacerse cargo de Pepe Jeans. Más recientemente, la compañía ha incorporado a Chris Meyer, procedente de Tommy Hilfiger, para sustituir a Castellano al frente de Hackett.

 

 

En enero, Mango vio como otro de sus ejecutivos históricos dejaba la compañía. Enric Casi abandonó su puesto como director general del grupo, si bien se mantuvo vinculado a la compañía como miembro del consejo de administración. Las funciones de Casi fueron asumidas por Carlos Costa y Toni Ruíz, que fue nombrado entonces director financiero de la empresa y miembro del consejo.

 

En Inditex, el número uno mundial de distribución de moda, también se han producido cambios en los puestos directivos durante este año. José Luis Durán, consejero delegado de Lacoste hasta el pasado enero, se incorporó en junio al consejo de administración del grupo. Pep Generó, el único miembro de la familia fundadora de Yerse que continuaba en activo en la compañía, abandonó su puesto de consejero delegado para incorporarse a Stradivarius.

 

Por su parte, el grupo de grandes almacenes El Corte Inglés apostó por impulsar su ecommerce de moda con el fichaje de David Contijoch, ex ejecutivo de Amazon tras la adquisición de BuyVIP, como responsable de estrategia digital de su negocio de moda. La incorporación de Contijoch coincide con una reorganización del equipo dedicado al ecommerce de moda en el grupo. El ex ejecutivo de Amazon sustituye a Rosa Fernández-Velilla, que lideraba las áreas de moda, belleza y lujo, que ahora se gestionan por separado.

 

 

También en el sector del ecommerce, Privalia ascendió a Miguel Giribet, hasta septiembre director general de la empresa en España, a un puesto corporativo, a la vez que colocó al frente de la filial española al hasta entonces responsable del mercado mexicano, Albert Serrano. En su puesto, Privalia colocó a Andrea Scarano, procedente de la filial brasileña.

 

Otro de los movimientos más significativos del año en la moda española fue la salida de Ainhoa García, que abandonó DelPozo después de once años al frente de la compañía. La directiva lideró la transición de la empresa tras el fallecimiento de Jesús del Pozo y abandonó la enseña por motivos personales.

 

Por su parte, Puig fichó a François Kress, ex presidente de Stuart Weitzman, como nuevo consejero delegado de Carolina Herrera, mientras Textil Lonia incorporó al diseñador Nacho Aguayo como director creativo de la segunda línea de la marca.

 

En la industria española de la moda, ha sido Nylstar la que ha protagonizado el fichaje más sonado. La compañía, especializada en la producción de hilatura, fichó al ex director de operaciones de Dogi para liderar Growing Together, un nuevo programa dedicado al desarrollo de tejidos.

Por su parte, Lupo, controlada por Nylstar Fashion Group, fichó a Mireia Armengol como nueva directora general y promocionó a Manuel González Tarrio al cargo de consejero delegado.

 

Juego de tronos en las filiales

Más allá de los cambios en las compañías nacionales, 2015 ha presenciado el baile de sillas en las filiales de grupos internacionales como Adidas o Primark, que en muchos casos tienen en España un mercado estratégico.

 

La holandesa C&A también cambió de cartas en el mercado español con el nombramiento de Antoine Brieu, responsable del negocio de la cadena en Francia

 

El año comenzó con el nombramiento de Stephen Mullen como nuevo responsable de Primark para el mercado español, donde ya es la primera cadena por volumen de prendas. Mullen sustituyó a José Luis Martínez de Larramendi, que fue nombrado nuevo responsable de la expansión del grupo en el mercado estadounidense.

 

La holandesa C&A también cambió de cartas en el mercado español. Con el nombramiento de Antoine Brieu, responsable del negocio de la cadena en Francia, como nuevo director general del negocio en CA en España. Brieu sustituyó a Marc Estourgie, que abandonó la filial española para convertirse en el director general del grupo en Holanda.

 

También en enero, Adidas reordenó su equipo directivo en su filial española y lo reforzó con nuevos fichajes. La compañía incorporó a Ismael González Payà, ex director general de la italiana Miss Sixty en España, como nuevo director de retail para España y Portugal.

 

H&M también reorganizó su filial en el país, tras la salida de Doris Klein, directora general de la compañía para el mercado español, para ponerse al frente del negocio de la empresa en Suiza. En septiembre, el grupo nombró a Fredik Olsson, el director de expansión global del H&M, como nuevo responsable en España.

 

También al comienzo del curso, Cartier nombró a Vicent Piche, con más de diez años de experiencia en la compañía de joyería, como nuevo director general para el mercado español. Por su parte, MBT reanudó su apuesta por España con el fichaje de Fabrizio Cavallari, un ex directivo del grupo Zannier, para lidera su negocio en el país.

 

El grupo de moda infantil Orchestra Prémaman también retomó su desarrollo en el mercado español con el fichaje de David Aucouturier, ex directivo de Kiabi y Pikolinos, como nuevo responsable en el país.

 

 

La también francesa Decathlon nombró a Javier López como nuevo director general de Decathlon España, en substitución de Michel d’Humières que pasó a presidir el negocio del grupo en América. Hasta el momento, López ocupaba la dirección general de la filial española, cargo que ahora ostenta Stéphane Montini.

 

Por último, Safilo renovó su cúpula en España y nombró a Pedro Rubio, procedente del sector de la alimentación, como nuevo director general para la filial del país.

 

Fichajes internacionales

En el mercado internacional, los mayores cambios se han producido por la salida de directivos históricos o el habitual cambio de las cabezas directivas. Sin embargo, también ha habido movimientos en las cúpulas directivas con el fin de reforzar alguna de las divisiones de negocio o cubrir puestos de reciente creación.

 

La estadounidense Michael Kors se sumó al furor por la moda masculina con el fichaje de Marcel Ostwald, ex Hugo Boss, para hacerse cargo de la línea para hombre. Otra compañía americana, Ralph Lauren, cuyo fundador dio, este mismo año, un paso atrás en la gestión diaria de la compañía, apostó por mejorar la eficiencia de su cúpula directiva con la creación de un presidente global de marcas, un puesto que recayó en Christopher H. Peterson.

 

VF Corporation y Nike también reforzaron sus cúpulas directivas. Steve Rendle es, desde junio, el presidente y director ejecutivo de VF, después de 16 trabajando para la compañía estadounidense. Por su parte, Nike fichó al vicepresidente global de gobernanza de Walmart para sustituir a Bernie Pliska como vicepresidente del grupo.

 

Por último, el gigante chino Alibaba comenzó a dar forma a su negocio en el continente europeo con el nombramiento de Terry von Bibra, ex de Yahoo, y de Sébastien Badault, ex Amazon y Google, como nuevos responsables del grupo en Alemania y Francia, respectivamente.

 

En el sector de la cosmética y perfumería también ha habido un baile de caras. La española Idesa, Coty y Shiseido nombraron nuevos consejeros delegados. En el caso de la Idesa, el nuevo responsable de la compañía provenía de LVMH, mientras el directivo de Coty trabajaba antes en Procter&Gamble. Por su parte, Estée Lauder reestructuró su cúpula en Europa y la catalana Eurofragance integró a un ex ejecutivo de Firmenich para dirigir su negocio en Asia.

 

 

 

 

Publicidad
Compartir
Normas de participación

info@modaes.es

 

Política de validación de los comentarios:

 

Modaes.es no realiza validación previa para la publicación de los comentarios. No obstante, para evitar que comentarios anónimos afecten a derechos de terceros sin capacidad de réplica, todos los comentarios requieren de un correo electrónico válido, que no será publicado.

 

Escribe tu nombre y dirección de email para poder opinar sobre esta noticia: tras hacer click en el enlace que encontrarás en el correo de validación, tu comentario será publicado.

0 comentarios — Se el primero en comentar
...