Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre nuestra: Política de cookies

Líder en información económica del negocio de la moda

18 Nov 201711:16

h Tendencias

El textil catalán saca pecho en Bstim: gana peso internacional y proyecta triplicar el espacio para 2017

Cataluña reivindica su capacidad productiva. La localidad catalana de Igualada acogió ayer la inauguración de la segunda edición de la feria de aprovisionamiento...
25 Feb 2016 — 04:51
Iria P. Gestal
Compartir
Me interesa

 

 

Cataluña reivindica su capacidad productiva. La localidad catalana de Igualada acogió ayer la inauguración de la segunda edición de la feria de aprovisionamiento Bstim. En esta ocasión, la feria centró sus esfuerzos en atraer a más compradores internacionales y en profesionalizar el perfil del asistente, lo que compensó el aparente menor tráfico que se percibía ayer en los pasillos respecto a la edición anterior. El salón llenó el cupo con 73 empresas expositoras, de las cuales la mitad ya habían acudido en la primera ocasión.

 

Bstim (Best Solutions in Textile Manufacturing) se puso en marcha el año pasado con el objetivo de revitalizar la industria textil en la zona, una de las cunas del sector en España y de las más afectadas por la ola de deslocalización de la última década. El evento tiene lugar en el edificio modernista del antiguo matadero de Igualada, una localización que la organización prevé mantener de cara a próximas ediciones.

 

“Con el aumento de expositores nos llegamos cambiar de ubicación este año, pero finalmente apostamos por trasladar al exterior algunos servicios como el bar o las acreditaciones para disponer de más espacio en el inmueble”, explica Joan Gabarró, presidente de Fagepi. De cara al próximo año, los organizadores se muestran optimistas y ya han acordado triplicar el espacio ferial, con la apertura de nuevos pabellones en la próxima edición.

 

 

 

 

En esta edición, la feria, aunque sigue enraizada en el género de punto, ha diversificado con expositores de otras categorías como la piel, que se suman a empresas de maquinaria textil, software o tintado que ya estaban presentes el año pasado. Uno de los expositores que se sumaron este año por primera vez fue Lita Vidal, especialista en peletería.

 

“Nuestra idea es establecer contactos con otros expositores y  crear sinergias con talleres de kilómetro cero para fabricar prendas de punto con el valor añadido de la piel”, explica Vinceç Ribalta, responsable comercial de la compañía.

 

Una de las puntas de lanza de esta edición ha sido el aumento de compradores internacionales, que se prevé que alcancen el millar, procedentes de países como Rusia, Alemania, Inglaterra, Estados Unidos, Bulgaria y Portugal. “Lo que le falta a la feria es precisamente reforzarse en la internacionalización”, explica Xavier Arquerons, responsable comercial de Shima Seiki en España.

 

 

 

 

Arquerons explica que su compañía acude a la feria para mostrar sus novedades a los clientes que ya tienen, más que para contactar con nuevos clientes potenciales. El directivo explica que percibe una renovación en la industria textil española, aunque muy lenta. “No creo que surjan nuevos negocios, pero sí que aumentará la producción en España, aunque será un proceso lento”, dice Arquerons. “Además, ahora mismo el sector tampoco tiene capacidad para acoger producciones muy grandes”, añade.

 

Por su parte, Joan Gabarró destacó que “después de una década de destrucción de empresas, la recuperación del consumo, el auge de las exportaciones y el cambio en los hábitos de consumo han comenzado a reavivar la industria textil”. Con todo, Gabarró señaló que “todavía quedan retos por delante” como recuperar profesionales en el sector, internacionalizar el tejido productivo local y la modernización tecnológica. En este sentido, Joan Domènech, presidente de Fira d’Igualada, aseguró que la voluntad es convertir la región “en el referente del sur de Europa en el género de punto”.

 

También Marc Castells, alcalde de Igualada, afirmó que “tenemos vocación de convertir Igualada en la ciudad más industrialista del país”, mientras que Mercè Conesa, presidenta de la Diputación de Barcelona, apuntó que “en el caso del textil, la industria tiene que ir un paso más allá para no quedarnos sólo en la tradición, y sumar diseño e innovación a la oferta”.

 

Otra de las compañías que ha percibido una recuperación es Punto Blanco. Toni Valldaura, director comercial de la compañía, señaló que, “por el momento, todas las visitas que hemos tenido han sido productivas”. La compañía, especializada en íntimo y calcetería, es otra de las que repiten. “Son clientes con un potencial medio, pero sí es cierto que en este sector cuando estableces un contacto se crea una relación a largo plazo”, apunta.

 

Por su parte, Genís y Mireia Vera, responsables de Quinto Punto, explicaron que “por ahora, sí que hemos visto un perfil más profesional, aunque los visitantes que hemos tenido por ahora son sobre todo diseñadores pequeños, que buscan producciones muy pequeñas”.

Publicidad
Compartir
Normas de participación

info@modaes.es

 

Política de validación de los comentarios:

 

Modaes.es no realiza validación previa para la publicación de los comentarios. No obstante, para evitar que comentarios anónimos afecten a derechos de terceros sin capacidad de réplica, todos los comentarios requieren de un correo electrónico válido, que no será publicado.

 

Escribe tu nombre y dirección de email para poder opinar sobre esta noticia: tras hacer click en el enlace que encontrarás en el correo de validación, tu comentario será publicado.

0 comentarios — Se el primero en comentar
...