Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre nuestra: Política de cookies

Líder en información económica del negocio de la moda

15 Dic 201718:44

h Tendencias

Barcelona Bridal Fashion Week sube el listón: las novias vuelven a seducir al mercado internacional

02 May 2016 — 04:48
S. Riera
Compartir
Me interesa

 

Barcelona Bridal Fashion Week sube el listón. El certamen de moda nupcial de la capital catalana eleva el nivel de la pasarela con la participación de dos diseñadores estandarte del sector, el estadounidense Naeem Khan y la israelí Galia Lahav, y el de la feria, con un 13% más de expositores y pasillos llenos. El evento, que dirige Estermaria Laruccia, avanza a paso veloz para alcanzar el objetivo de convertirse en un punto de encuentro internacional.

 

Como viene siendo habitual, Rosa Clará dio el pistoletazo de salida el pasado martes a Barcelona Bridal Fashion Week. La compañía abrió un programa de 21 desfiles, que se alargó durante tres jornadas y que se encargó de cerrar Pronovias, el principal grupo de moda nupcial del país. El viernes, la feria profesional tomó el relevo y abrió sus puertas en el pabellón 8 del recinto ferial de Montjuic, donde regresaba después de una década celebrándose en las instalaciones de L’Hospitalet de Llobregat.

 

Minutos antes de que el salón abriera sus puertas, un tumulto de personas esperaban ya con impaciencia a que se diera entrada. Poco después, la comitiva de inauguración del salón, encabezada por el conseller de Empresa y Conocimiento de la Generalitat de Catalunya, Jordi Baiget, intentaba acceder a expositores en los que ya se firmaban los primeros pedidos. Nada más empezar la feria, se hacía difícil acceder a stands como los de Raimon Bundó, Novia d’Art, Yolancris o Inmaculada García.

 

 

El inicio fue potente: pasillos llenos, stands repletos y voces extranjeras. Según se adentraba en el certamen, se oía hablar alemán, francés, italiano, inglés e incluso japonés. La organización se mostraba en la primera jornada todavía cauta a la hora de lanzar previsiones, aunque la directora del certamen aseguraba que las cifras que manejaban eran “muy buenas”. De hecho, los 400 compradores invitados que Fira de Barcelona confirmó hace tres semanas se habían elevado en este periodo a más de 500.

 

“Las sensaciones son muy positivas”, aseguró Laruccia a las pocas horas de iniciarse la feria. “El made in Spain en el ámbito nupcial realmente tiene reconocimiento a nivel internacional y hay que darle más valor”, señaló la directora del evento. “En España, hay mucha tradición en este ámbito, que todavía conserva una industria potente y que además tiene dos empresas punteras que nos sirven de locomotora”, subraya.

 

Desde que Fira de Barcelona tomó las riendas de la gestión del certamen hace tres años, se puso el foco en la internacionalización y, en concreto, en la conquista del mercado estadounidense. La organización del evento considera que ganar posiciones en este país sirve de plataforma para acelerar la expansión en el resto del mundo. En este sentido, gran parte del plan de internacionalización del evento se ha centrado en atraer a expositores, diseñadores, compradores, prensa e influencers estadounidenses.

 

 

Europa es otro de los focos de promoción del encuentro y, en concreto, en países como Francia, Reino Unido, Italia y Alemania, en los que también se ejecutan estrategias similares a la que la feria lleva a cabo en el mercado americano. Para las próximas ediciones, Fira de Barcelona planea abrir aún más el foco de expansión internacional para abordar mercados estratégicos en Asia y en Latinomérica. La organización considera que estas regiones serán las que liderarán el crecimiento de la moda nupcial en las próximas décadas por los volúmenes de población que abarcan y la expansión de sus clases medias.

 

La feria reunió en esta edición 230 marcas, superando la base de 200 firmas en la que se había estancado en las últimas convocatorias. El certamen también ha potenciado su apertura a otros segmentos, como los accesorios y los complementos. La firma de calzado Menbur, que lleva cuatro años exponiendo en el evento, ha ido ampliando con el tiempo su línea de novia. La empresa andaluza ha pasado de producir veinte modelos en 2012 a más de 200 en 2016. La compañía, especializada en calzado de fiesta de señora, vio un filón en este nicho, que ha ido ampliando. “Cada vez es más habitual que las novias utilicen dos pares de zapatos en la ceremonia”, explica el responsable de márketing, Alejandro Casado.

 

Las marcas de vestidos de novia representan aún el grueso de la oferta del salón, en detrimento de las de ceremonia masculina. En esta ocasión, en la que no participó Fuentecapala, las propuestas para el novio estuvieron representadas por firmas como Protocolo, que aprovecha este certamen para sentar las bases de su proyección internacional. La subdirectora y responsable de expansión de la enseña, Ruth García, asegura que el hombre cada vez da mayor importancia a su atuendo el día de la boda para estar a la altura de la novia. El 90% de las ventas de Protocolo corresponden a trajes de novio, padrinos y familiares en una boda.

Publicidad
Relacionados
Compartir
Normas de participación

info@modaes.es

 

Política de validación de los comentarios:

 

Modaes.es no realiza validación previa para la publicación de los comentarios. No obstante, para evitar que comentarios anónimos afecten a derechos de terceros sin capacidad de réplica, todos los comentarios requieren de un correo electrónico válido, que no será publicado.

 

Escribe tu nombre y dirección de email para poder opinar sobre esta noticia: tras hacer click en el enlace que encontrarás en el correo de validación, tu comentario será publicado.

0 comentarios — Se el primero en comentar
...