Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

04 Dic 202111:11

La moda es un negocio: más evidencias

¿Cuántas evidencias se necesitan para realizar una afirmación categórica? Pongamos que la afirmación es “la moda es un sector económico importante en España”. Para muchos, las evidencias son suficiente para dar esta aseveración como cierta: este negocio cuenta en España con algunas de las empresas más importantes del mundo, da trabajo a miles de personas y genera una actividad económica muy sustancial, tanto dentro como fuera de nuestras fronteras.

 

Sin embargo, la afirmación resulta todavía cuestionada por muchos. No de manera explícita, si no por omisión, por ejemplo al olvidarse de la moda cuando se habla de los sectores importantes de la economía. Pero la realidad resulta tozuda y, poco a poco, brinda nuevas evidencias que ayudan a hacer patente para unos pocos lo que ya es claro para muchos.

 

Por ejemplo, la semana pasada trascendió que el fondo libanés M1 está dispuesto a pagar 900 millones de euros por una participación mayoritaria en el grupo español Pepe Jeans, en una de las mayores operaciones corporativas de los últimos años en la industria de la moda. En el año anterior, el fondo francés Eurazeo invirtió 295 millones de euros por un 10% en Desigual, mientras que en el ámbito internacional se dieron decenas de operaciones multimillonarias con empresas de moda como protagonistas.

 

Numerosas empresas, incluidas algunas españolas, preparan además su salida a bolsa, donde se unirán a grupos tan exitosos como Inditex, uno de los valores más seguros del Ibex 35, o a mercados alternativos en los que el sector todavía no se ha estrenado.

 

Con las valoraciones implícitas en estas operaciones, parece clara la prueba de que las empresas de moda son apreciadas por grandes grupos de capital riesgo, fondos de inversión y, en general, por los grandes financieros nacionales e internacionales que, desde Warren Buffet hasta Juan Abelló, han incrementado sus fortunas gracias a este negocio.

 

Con el nuevo ciclo económico y la buena posición de numerosas empresas españolas ante procesos de fusiones y adquisiciones, sin duda el sector tiene una oportunidad de plantear otra evidencia sobre su fortaleza como negocio. Quien no se entere será por militancia.

...