Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

13 Ago 202008:07

Look!

Margiela, sin artificios

30 Nov 2011 — 00:00
Compartir
Me interesa

Modaes.- Martin Margiela es uno de los diseñadores más discretos del mundo de la moda. No tiene Facebook ni Twitter y no existen fotografías de su cara. Ahora la editorial Rizzoli ha editado un libro para conocer tanto a la firma de moda como al creador que le da nombre.

La publicación es un recopilatorio de archivos personales del diseñador, imágenes inéditas y fotografías de sus desfiles y exposiciones. A la parte visual la acompaña un proyecto de ensayos de algunos de los nombres más destacados del mundo de la moda actual, entre los que destacan Jean Paul Gaultier y Carine Roitfeld.

 

Del diseñador se sabe que se graduó en la Real Academia de Bellas Artes de Amberes en 1980 y trabajó para Jean Paul Gaultier entre 1984 y 1987. Al año siguiente, en 1988, creó su propia firma de moda. Margiela se convirtió en un diseñador admirado y seguido por muchos.

 

Sus diseños, basados en la deconstrucción de las prendas y en materiales reciclados, gustaron y atrajeron a multitud de personas que vieron en él a un diseñador diferente. Compaginó su trabajo con el de director creativo de Hermès.

 

En 2002, su compañía fue adquirida por Renzo Rosso, propietario de Diesel. A partir de ese momento, se inyectó capital en la firma y se potenció la expansión internacional con nuevas tiendas y con una variación en los diseños de Margiela: podía ser diferente y conceptual, pero tenía que vender mucho más. Al diseñador no le gustó el cambio y decidió abandonar su propia firma, que aún sigue siendo adorada por muchos.

 

La relación entre firma y creador no terminó bien pero la historia de Martin Margiela ya forma parte de la historia de la moda.

La semana look!
Publicidad
...