Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

09 Jul 202003:28

Look!

Levi Strauss, el bávaro que terminó vistiendo al mundo

29 Feb 2012 — 05:00
Modaes
Compartir
Me interesa

Guess, Replay, Diesel, G-Star…todas estas enseñas beben de la misma fuente. Levi Strauss es una compañía que supo estar en el momento y en el lugar adecuado. Su fundador decidió apostar por un tejido novedoso y por una idea innovadora y, gracias a ello, creó una prenda de vestir que todo el mundo tiene y conoce: el vaquero.

 

Loeb Strauss nació en Buttenheim (Bavaria) el 26 de febrero de 1829 en el seno de una familia judía. Su padre, casado en segundas nupcias con Rebecca Haas Strauss, murió de tuberculosis cuando él tenía dieciséis años. Tras el fallecimiento del cabeza de familia, los Strauss emigraron a Estados Unidos, país en el que dos de los hijos del matrimonio, Jonas y Louis, se habían establecido previamente y donde habían montado su propio negocio de venta al por mayor de productos textiles bajo el nombre de J. Strauss Brother & Co.

 

Fue en el negocio familiar en el que el joven Loeb comenzó su trayectoria profesional y en el que, a partir de 1950, empezó a ser conocido entre su familia y clientes como Levi. En esos años estalló la conocida como fiebre del oro en la costa oeste de Estados Unidos y, por ello, Levi Strauss decidió mudarse y emigrar a San Francisco.

 

A finales de 1853, Strauss consiguió la nacionalidad estadounidense y abrió su primer establecimiento de venta al por mayor de productos textiles en San Francisco: Levi Strauss & Co. La tienda servía también como representante del establecimiento que la familia Strauss tenía en Nueva York.

 

Levi Strauss distribuía sus productos a las principales tiendas de ropa de California y de toda la costa oeste. Estos establecimientos eran los que vendían sus productos a los mineros, que trabajaban en la zona, y a sus familias que comenzaban a poblar la región. Con treinta años, Levi Strauss ya era un empresario de éxito en San Francisco y un firme defensor de la comunidad judía de la ciudad.

 

En 1872 todo cambió para Strauss. El empresario recibió una carta de Jacob Davis, un comerciante de Reno, en la que le proponía ser su socio. Davis era cliente regular de Levi Strauss y, en la carta, le explicaba la curiosa manera que tenía de reforzar los pantalones antes de venderlos: Davis introducía ribetes metálicos en las esquinas de los bolsillos y en las partes más susceptibles de los pantalones para reforzarlos y evitar que, con el uso en el trabajo, se rompieran. El comerciante le proponía a Strauss patentar la fórmula y comercializarla y el empresario aceptó. Con la patente bajo el brazo, Levi Strauss y Jacob Davis habían inventado el clásico vaquero azul.

 

A partir de ese momento, la demanda de los conocidos como petos de cintura aumentó y Levi Strauss se planteó la fabricación propia de producto. Por ello, abrió fábricas y el negocio terminó de despegar.

 

Sin darse cuenta, Strauss y Davis habían inventado la prenda de vestir del siglo XX y del XXI. El vaquero revolucionó la historia de la moda, tanto a nivel de prenda de trabajo como, más tarde, de calle.

 

Fallecido en 1902, Strauss no pudo comprobar el éxito que esa prenda reforzada tendría durante las siguientes décadas. Aún así, consiguió su objetivo: hacer fortuna. Aunque fuera lejos de su Baviera natal.

La semana look!
Publicidad
...