Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

03 Ago 202013:29

Look!

Gastronomía en pantalla táctil

29 Nov 2010 — 00:00
Compartir
Me interesa

C. Pareja.- Pedro y su pareja se acercan a un restaurante a cenar. Pedro, que es muy impaciente, está harto de tener que esperar a que les den mesa, y una vez acomodados, que el camarero tarde más de media hora en traerles la carta, tomar nota de la comida que van a querer y luego servirla, pero ¿qué pasaría si el cliente fuera el encargado de hacer su pedido a través de su smartphone?

Unos emprendedores de Sevilla se han encargado de hacer esta idea una realidad. El proyecto ya tiene nombre y ha sido bautizado como No Waiter, que en inglés significa sin esperas. La aplicación, que está disponible para iPhone y más adelante se sumará a otras plataformas como Blackberry y Android, tiene un funcionamiento sencillo: abrir la aplicación, seleccionar el restaurante en el que se encuentre el cliente, elegir los platos de la carta y aceptar el pedido.

 

Una vez hecho el encargo, el restaurante lo gestiona, lo cocina y se lo sirve sin apenas haber perdido tiempo en pedir una carta, elegir y que el camarero se acerque a retirarla. Los impulsores de la aplicación, que quieren romper fronteras y saltar al otro lado del mundo con una traducción en inglés y en japonés, también están barajando la idea de adaptarla a los pedidos a domicilio, con lo que el cliente tendría una gran variedad de cocina al alcance de su mano.

 

La tecnología comienza a enlazar terrenos que antes era imposible asociar, como es el caso de cocina y electrónica, pero cada vez es menos extraño el hecho de ver a un camarero tomar nota con una PDA que está conectada por radiofrecuencia con la cocina. Aún así, y aunque es una idea con grandes posibilidades de éxito, todavía quedan muchas veces por escuchar la mítica frase: “Jefe, la cuenta”.

La semana look!
Publicidad
...