Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

03 Ago 202014:53

Look!

Beau Brummell, el primer dandi

29 Mar 2012 — 05:00
Modaes
Compartir
Me interesa

Madrid celebró ayer el nacimiento de El Club del Aristócrata, una agrupación que pretende recuperar el arte del saber vestir y de la elegancia entre los hombres imitando a los tradicionales clubes de caballeros ingleses. George Bryan Brummell, conocido como Beau Brummell, fue, seguramente, uno de los primeros hombres que destacó por su refinamiento y que hizo de él su modo de vida.

 

Nacido en Londres el seno de una familia de tenderos, su padre fue secretario privado de Lord North. Gracias a su formación en el exclusivo colegio Eton, conoció al futuro Jorge IV, que accedió al trono en 1820. Tanto en Eton como en Oxford, donde continuó sus estudios, se forjó una reputación como hombre de moda.

 

Gracias a la herencia que recibió con la muerte de su padre y de la mano del Príncipe de Gales, Beau Brummell inició una carrera como consejero de la nobleza británica. Su gusto se impuso entre la alta sociedad y mantuvo un frenético ritmo de vida sin nunca tener que trabajar.

 

Fue un dandi hasta que la fortuna heredada de su padre y la amistad del rey se consumieron. Las deudas comenzaron a ahogarle y todos aquellos sastres, zapateros o joyeros a los que debía dinero le perseguían.

 

Para evitar la cárcel, Beau Brummell se exilió a Francia, pero termino siendo preso. Con la ayuda de algunos amigos recuperó la libertad, pero, al no poder mantener su ritmo de vida, abandonó sus antiguas costumbres y terminó sus días convertido en todo aquello que nunca quiso ser.

La semana look!
Publicidad
...