Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

12 Jul 202010:29

Look!

Bagués-Masriera, joyas de subasta

15 Dic 2011 — 00:00
Compartir
Me interesa

Modaes.- Pocas firmas españolas de joyería pueden sentirse orgullosas de ser tan deseadas que llegan a convertirse en protagonistas de una subasta en Christie’s. La única es Bagués-Masriera, cuyas piezas se han convertido en artículos de coleccionista, mientras se cuelan en los escaparates de joyerías de Estados Unidos o Rusia.

La historia de la firma Bagués-Masriera, que en 1980 y en 1982 fue el centro de dos subastas monográficas en Christie’s, comenzó en Barcelona en 1839, cuando se inauguró el primer establecimiento Masriera, cuyo nombre es sinónimo de joyas Art Nouveau.

 

El artista Lluís Masriera revolucionó la joyería con sus diseños llenos de fantasía y de guiños a la naturaleza, inscritos en el movimiento del Modernismo. Desde entonces, la firma Masriera ha pasado de generación en generación manteniendo la tradición familiar.

 

Por su parte, los hermanos Narcís y Amadeu Bagués crearon en 1917 el taller y la joyería Bagués, convirtiendo su firma en emblema de la joyería barcelonesa por sus creaciones en joyería y platería.

 

La unión de ambas firmas se produjo en el año 1985 y, desde entonces, la fusión de ambas firmas ha conseguido posicionarse como un referente del esmalte y de las técnicas del pliqué à jour y la base taille.

 

La empresa, liderada hoy por Joan Oliveras Bagués, su consejero delegado, compatibiliza actualmente su tradición modernista (a través de la línea Masriera) con diseños más actuales con los que quiere acercarse a las nuevas generaciones mediante la línea Bagués.

 

La firma divide su producción entre Barcelona, donde cuenta con talleres propios, e Italia, donde cuenta con un proveedor que trabaja también para algunas de las enseñas más exclusivas del mundo.

 

Para 2012, con la presentación de dos colecciones, Bagués interpreta su particular visión de la joya contemporánea del siglo XXI. Por un lado, con la colección Danza Bagués rinde un homenaje a la cinética de la danza, mientras el color de la colección Collage es un tributo a la técnica del esmalte al fuego.



La colección de joyería modernista Masriera da la bienvenida a 2012 tomando como motivo principal la iconografía floral, tan representativa de la obra de Masriera, en la que el mundo de la naturaleza y la relación que establece con la óptica humana son el principal motivo de inspiración. Un conjunto de flores plasmadas en colgantes, sortijas, broches, pulseras o pendientes, creados por sus artesanos, buscan la perfección del arte de la joyería.

La semana look!
Publicidad
...