Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre nuestra: Política de cookies

Líder en información económica del negocio de la moda

11 Dic 201714:31

h Equipamiento

Tavex recupera a Manuel Rein de accionista veinte años después de abandonar la empresa

Manuel Rein regresa a Tavex veinte años después. El financiero lidera el pool de accionistas que han comprado la compañía textil al fondo Aurelius, un año después...
23 May 2016 — 04:55
S. Riera
Temas relacionados
Compartir
Me interesa

 

Manuel Rein regresa a Tavex veinte años después. El financiero lidera el pool de accionistas que han comprado la compañía textil al fondo Aurelius, un año después de que tomara el control el grupo inversor alemán y por un importe que no ha trascendido. Rein llegó a tener a mediados de los noventa el 60% del capital de la compañía a través de la sociedad Ticiano Trading International, que entonces estuvo investigada por en Banco de España.

 

La década de los noventa tuvieron para Tavex dos caras. Por un lado, al frente de la compañía estuvo Enrique Garrán, un directivo histórico, que pilotó la expansión del grupo. Pero, por otro lado, la década estuvo enmarañada por un continuo cambio en la estructura accionarial de la empresa. Rein fue uno de los accionistas en esta época de cambio de propietarios, que empezó en 1989 con el managment buyout que realizaron sus directivos con el propósito de sacar la compañía a bolsa.

 

Un año después de cotizar en el parqué, el grupo francés de inversión Euris y un empresario marroquí, Joseph Marciano, compraron el 26% de la aún Algodonera de San Antonio (que más tarde se convirtió en Tavex). A raíz de aquella entrada, la empresa financió la construcción de la fábrica de Marruecos, la única que todavía hoy mantiene. Euris y Marciano no tardaron en salir del grupo y su marcha dio pie a la entrada de nuevos accionistas de referencia, entre ellos la sociedad Ticiano Trading International.

 

 

En 1994, la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) dio el visto bueno a una oferta pública de adquisición (OPA) lanzada sobre el 100% de Tavex por Ticiano Trading International, sociedad de Manuel Rein. La intención de la compañía era convertir en capital un crédito de 846 millones de pesetas (cinco millones de euros) que, junto a 2.572 millones de pesetas (15,4 millones de euros) invertidos en bonos convertibles de la textil, le otorgaría una participación del 63,3%.

 

Aquel mismo año, el servicio de inspección de un banco alemán, el Westdeutsche Landesbank (WLB) informó a la CNMV que su filial en España había montado una supuesta red de financiación ficticia, sin autorización de la matriz. Esta presunta red estaba orquestada por el director de la filial de WLB en el país, Karl Otto Börn, y por Rein.

 

La CNMV pidió abrir una investigación al Banco de España, que fue quien destapó el supuesto fraude, según informaba El País en 1994. Ticiano Trading International fue una de las sociedades salpicadas por el caso. Un año después, Rein perdió el control de Algodonera de San Antonio después de que la entidad financiera alemana y otros socios tomaron el 60% de sus acciones. Como constaba que el WLB había concedido a Rein la financiación para adquirir estas acciones, éstas quedaron pignoradas como aval de los créditos, según otro artículo de El País de 1995.

 

 

Todo este asunto no perjudicó en ningún momento la actividad diaria de Tavex, que en los años noventa asentó las compras de las plantas en Valencia y la puesta en marcha de la fábrica marroquí.

 

 

Veinte años después

Rein regresa ahora a Tavex en uno de los momentos cruciales para la empresa. El fondo Aurelius tomó el control de la compañía a principios de 2015 después de que el accionista de referencia, el brasileño Camargo Correa, decidiera replegarse en Brasil y poner a la venta sus negocios en Europa y en México. Camargo Correa llevó a cabo esta operación después de fracasar la fusión entre Santista y Tavex, que se llevó a cabo en 2006 y que catapultó a la empresa resultante en el liderazgo de la producción de tejido denim durante casi una década.

 

 

El año pasado, ya bajo la nueva sociedad Tavex Europa, la empresa inició una nueva etapa. Aurelius llevó a cabo a lo largo de este último año una profunda reestructuración de la compañía, que consistió en eliminar cargos corporativos y ceñir su organigrama al nuevo tamaño. La facturación de Tavex Europa es de unos 45 millones de euros, mientras que la del antiguo Grupo Tavex se situaba en 2014 por encima de los 230 millones de euros.

 

Esta reestructuración supuso la salida de la empresa de directivos históricos, como José Luis Zabaleta, además de la directora financiera, Lourdes Ramos; la directora de márketing, María Arias, y el secretario del anterior consejo de administración, Manuel Díaz. La empresa también ejecutó más despidos y cambió de oficinas en Madrid, a otras de tamaño más reducido.

 

Además de la planta en Marruecos, la empresa mantiene en España la sede en la capital, además de las oficinas en Valencia y en la localidad vasca de Bergara, de donde es originario el grupo. Para pilotar esta nueva etapa, los nuevos accionistas de Tavex han puesto al frente de la compañía al antiguo consejero delegado de Tetra Pack Iberia y de Warehouse Automation Iberia, Luis Aguiar Pacheco.

Publicidad
Compartir
Normas de participación

info@modaes.es

 

Política de validación de los comentarios:

 

Modaes.es no realiza validación previa para la publicación de los comentarios. No obstante, para evitar que comentarios anónimos afecten a derechos de terceros sin capacidad de réplica, todos los comentarios requieren de un correo electrónico válido, que no será publicado.

 

Escribe tu nombre y dirección de email para poder opinar sobre esta noticia: tras hacer click en el enlace que encontrarás en el correo de validación, tu comentario será publicado.

0 comentarios — Se el primero en comentar
...