Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

04 Dic 202112:18

Nylstar ficha un ex directivo de Dogi para abordar la producción de tejidos y prendas

04 Feb 2015 — 04:54
S. Riera
Compartir
Me interesa

Nylstar traza una nueva etapa. La compañía, especializada en la producción de hilatura, amplía su negocio y trata de abarcar todo el proceso productivo, del hilo hasta la prenda final. La empresa, en manos del grupo inversor Praedium, ha empezado a fabricar tejidos y prendas para terceros con objetivo estar presente en toda la cadena de valor, según han explicado fuentes cercanas a la empresa a Modaes.es.

 

La compañía, que cerró 2013 con una cifra de negocio de 65 millones de euros, ha puesto en marcha en los últimos meses dos nuevos equipos. Por un lado, el programa Growing Together para el desarrollo de tejidos, y por otro lado, el departamento Meryl Contract para la producción de prendas. Growing Together está liderado por el hasta ahora director de operaciones en Dogi, Raimon Pagès, y Mireia González, procedente del campo de los textiles técnicos.

 

Nylstar ha desarrollado un equipo específico para la producción de tejidos a partir de sus hilados. “Queremos modernizar los muestrarios estándar de tejidos con nuevas composiciones que incorporen nuestro hilo”, aseguran desde la compañía. Por ahora, la empresa cuenta ya con una colección de 150 modelos distintos de tejido que ya ha empezado a comercializar.

 

El grupo produce los tejidos en talleres de Alemania, Suiza, Grecia e Italia. Se trata de fábricas que ya eran clientes de Nylstar y que le apoyan en el desarrollo y la producción de las nuevas colecciones de tejidos.

 

Por otro lado, Meryl Contract se impulsa con el objetivo de ofrecer prenda acabada a los grandes operadores. Por ahora, Nylstar ha desarrollado dos campañas de la colección sport de Desigual. La compañía trabaja también con sus hilados para la confección de prendas finales, que fabrica en talleres europeos. Por el momento, el grupo tan solo ha trabajado con Desigual aunque está en negociaciones con otras marcas, la mayoría de ellas deportivas.

 

Meryl Contract además realiza prototipos con sus hilados con el objetivo de servir de inspiración a diseñadores, marcas y retailers para sus próximas colecciones. Nylstar acudirá a la próxima edición de la feria de moda deportiva Ispo, que se celebra en Munich del 5 al 8 de febrero, con su primer muestrario propio.

 

Nylstar inició el desarrollo de esta nueva etapa el año pasado, a raíz de retomar el control sobre la marca Meryl a nivel mundial. A lo largo de 2014, la empresa fue reforzando su estructura con la contratación de alrededor de 45 nuevos trabajadores, que se han ido incorporando en diferentes áreas, como logística, producción o recursos humanos, así como marketing y ventas. La compañía cuenta en la actualidad con una plantilla de 260 empleados.

 

El grupo, que desde julio de 2013 dirige Zigor Kortazar, tiene como objetivo crecer a un ritmo del 20% anual. A finales de 2013, la empresa invirtió 1,2 millones de euros en maquinaria con el propósito de incrementar su capacidad productiva, aunque pocos meses después llevó a cabo un expediente de regulación de empleo (ERE) sobre quince trabajadores de fábrica por una caída de la producción.

 

El fabricante de nylon, con sede en Blanes (Girona), es el pilar de un grupo de moda, Nylstar Fashion Group, que su nuevo propietario, Praedium, ha empezado a moldear. Por ahora, el inversor se ha hecho también con la empresa de bolsos Lupo y el confeccionista BMP, de Mataró. Por otro lado, Praedium ha anunciado su intención de adquirir la planta de Montefibre en Miranda del Ebro (Burgos).

Publicidad
Comentar
Compartir
...