Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

19 Sep 202122:31

Montefibre se suma a Dogi y Gratacós y traslada también su sede fuera de Cataluña

Propiedad del grupo inversor Praedium, el fabricante de hilo sintético lleva su sede de Barcelona a Miranda de Ebro (Burgos), donde tiene su factoría.

15 Feb 2018 — 18:11
Modaes
Temas relacionados
Compartir
Me interesa

Montefibre se suma a Dogi y Gratacós y traslada también su sede fuera de Cataluña

 

Montefibre traslada su sede. La compañía de hilo sintético, propiedad del grupo inversor Praedium, ha seguido los pasos de las empresas textiles Dogi y Gratacós y ha llevado su sede social fuera de Cataluña. Montefibre la ha reubicado en la localidad burgalesa de Miranda de Ebro, donde tiene su factoría.

 

Este movimiento, que recoge el Boletín Oficial del Registro Mercantil, beneficiará a la empresa de la exención del pago del Impuesto de Actividades Económicas (IAE) durante dos ejercicios, una medida con la que la el Gobierno municipal quiere atraer empresas a la ciudad.

 

Praedium reactivó la producción de la fábrica a principios de 2017 tras un parón de cuatro años. La empresa dio el primer acelerón en verano con la puesta en marcha de una segunda línea de producción con miras de producir 40.000 toneladas en el primer año. Montefibre, que emplea ya a 160 trabajadores, prevé cerrar 2018 con ventas de cien millones.

 

Dogi fue la primera empresa textil catalana en cambiar su sede a Madrid, a principios de octubre. El fabricante de tejido elástico, con fábrica en El Masnou (Barcelona) es propiedad del fondo madrileño Sherpa Capital. Hace unas semanas, también movió su sede a la capital española Gratacós, trasladándola en las oficinas que tiene en la ciudad.

Publicidad
Comentar
Compartir
...