Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

23 Jun 202105:15

Clearpay arranca su expansión en Europa desde España y ficha a una ex Privalia y 21 Buttons

La compañía, que ya opera en Australia, Estados Unidos, Reino Unido y Canadá, da el salto a Europa continental con la compra de Pagantis. El próximo paso: Alemania.

14 May 2021 — 04:54
I. P. G.
Compartir
Me interesa

Clearpay arranca su expansión en Europa desde España y ficha a una ex Privalia y 21 Buttons

Nick Molnar, cofundador de Afterpay.

 

 

Clearpay aviva la guerra del compra ahora, paga más tarde. La compañía, fundada hace cinco años en Australia, ha instalado en Barcelona su base de operaciones para acometer su expansión en Europa, después de sellar el año pasado la compra de Pagantis y PMT Technology. Al frente del equipo comercial en el mercado español se encuentra Beatriz Velarde, ex de Privalia y 21 Buttons.

 

Velarde comenzó pasó también por Calzedonia y Levi Strauss antes de incorporarse en 2012 a Privalia, donde trabajó durante cuatro años. En 2016, fichó por Groupon y desde 2017 era directora comercial de 21 Buttons.

 

Igual que la anterior crisis fue terreno abonado para el avance de las cadenas de moda low cost, esta ha motivado el crecimiento de todo tipo de plataformas de aplazamiento de pagos como Adyen, Klarna, Sequra, Aplazame o ViaBill.

 

Clearpay comenzó su trayectoria en Australia en 2014 con el nombre de Afterpay. Hace tres años, dio el salto a Estados Unidos, hace dos entró en Reino Unido con la compra de su rival Clearpay, y el año pasado se hizo con Pagantis, con la que ha aterrizado en España, Italia y Francia, y desembarcó también en Canadá. Su próximo paso será dar el salto a Alemania.

 

La compañía ha comenzado ya la captación de marcas en España y tiene sus oficinas en la avenida Diagonal de Barcelona, donde trabajan setenta personas. Además, cuenta también con oficinas en Madrid, con veinte empleados. Desde Barcelona se pilota todo el mercado europeo, aunque Clearpay cuenta también con oficinas en Milán y París.

 

 

 

 

“España tiene tanto el entorno macro como la suficiente base de clientes como para registrar un fuerte crecimiento”, sostiene Nick Molnar, cofundador de la empresa. La moda es uno de los sectores más importantes para este tipo de plataformas, y España es uno de los mercados más atractivos en Europa por contar con gigantes como Inditex o Mango.

 

Además, Molnar apunta que en el mercado español se está viendo ya la tendencia en los pagos que le llevó a fundar la compañía hace siete años. “Yo crecí durante la crisis de 2008, y a los millennials que estábamos creciendo entonces nos enseñaron a no gastar el dinero que no teníamos”, relata el empresario. “Si todo el mundo pagase al día, la industria del crédito no existiría, así que decidimos construir lo contrario”, apunta.

 

Con Clearpay, el cliente paga su compra a plazos sin intereses, mientras que el retailer cobra al día siguiente a cambio de una comisión por transacción. Aunque Molnar no precisa a cuánto asciende, recalca que está por debajo de las que cobran las tarjetas de crédito.

 

El ejecutivo también descarta dar previsiones de facturación, pero pone como ejemplo que en Estados Unidos gira ya mil millones de dólares en ventas al mes, tras sólo dos años y medio en el país, y que el 15% de los millennials usan sus servicios. “No veo por qué Europa no podría seguir el mismo camino”, apunta.

 

 

 

 

Molnar defiende que el uso de Afterpay reduce el ratio de devoluciones e incrementa las ventas full price. “Sólo tenemos una tasa de impagos del 0,7%, porque en cuanto se retrasan en un pago no pueden seguir comprando, es lo opuesto a un producto de crédito, que te incentiva a seguir engordando tu saldo”, dice el ejecutivo.

 

La moda fue el primer sector en el que se introdujo la empresa y continúa siendo el más importante para la compañía, que tiene clientes como Levi’s, Urban Outfitters o Forever21. De hecho, la empresa relevó el año pasado a Mercedes-Benz como patrocinador de la Semana de la Moda de Australia, en febrero se alió con la de Londres y ahora acaba de firmar un acuerdo con IMG para patrocinar NYFW: The Shows, en el marco de la Semana de la Moda de Nueva York.

 

Con todo, en su mercado local también ha diversificado y está ya presente en establecimientos de todo tipo, del supermercado al dentista.

 

En 2020, la empresa disparó sus ingresos un 97%, hasta 519,2 millones de dólares, con más de diez millones de consumidores y 55.000 retailers en Australia, Estados Unidos, Reino Unido y Nueva Zelanda. La empresa emplea a 650 personas en todo el mundo.

 

 

Talento de la joyería y las finanzas

Nick Molnar entró en contacto con la moda desde su infancia: sus padres, Ron y Michele Molnar, tenían una joyería en Sídney. Cuando estaba en la universidad, Nick y su hermano, Simon Molnar, siguieron el negocio familiar comenzando con la venta online a través de eBay.

 

En 2014, Nick Molnar se alió con un vecino de sus padres, Anthony Eisen, con experiencia en banca de inversión. Mientras, Simon Molnar continuó adelante con el proyecto de la joyería online bajo el nombre de Ice Jewellery, que fue el primer cliente de Afterpay.  Poco después, cerró su primera ronda de financiación y en 2016 dio el salto a bolsa en Australia.

 

Aunque la compañía continúa focalizándose en las compras online, también ha comenzado a implementar la solución en retailers offline, un negocio que en Australia ya el 25% de su facturación.  

Publicidad
Comentar
Compartir
...