Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

12 Abr 202115:47

¿Relocalización? La UE compra en la región sólo un 37% de su ropa

De toda la ropa que importan los países del mercado común, sólo el 37% proceden de sus vecinos, frente al 43,6% de hace dos décadas.

26 Feb 2021 — 04:51
Iria P. Gestal
Compartir
Me interesa
¿Relocalización? La UE compra en la región sólo un 37% de su ropa

 

 

 

Asia continúa imbatible como fábrica de la moda. Aunque la relocalización ha ganado algo de terreno en los últimos años y las tensiones comerciales han amenazado con reducir el papel de China en el aprovisionamiento global, la importancia de los mercados asiáticos no ha hecho más que crecer desde que, en 2005, el fin del Acuerdo Multifibras abrió la nueva era del aprovisionamiento de moda.

 

En 2019, antes del estallido del Covid-19, sólo un 37,4% de la ropa que importa la Unión Europea procedía de países del mercado común, según los últimos datos de UNComtrade recogidos por JustStyle.

 

En el conjunto del hemisferio occidental, que incluye países como Portugal, España, Reino Unido y toda América, además de buena parte de África occidental, la cuota de importaciones de la misma región llega sólo al 15,5% del total de compras de ropa.

 

 

 

 

La cifra se ha reducido drásticamente en los últimos años. En 2000, la cuota de importaciones internas en la Unión Europea era del 43,6%. El mínimo se tocó en 2010, con sólo un 32%, y desde entonces se ha mantenido por debajo del 40%. En el caso del hemisferio occidental, el peso en 2000 era del 35,8%, y desde entonces ha descendido prácticamente cada año, con un mínimo del 15,3% en 2015.

 

En el caso de España, la Unión Europea también ha ido perdiendo peso en el conjunto de sus importaciones. En 2000, antes de que China entrara en la Organización Mundial del Comercio (OMC), el 44,8% de la ropa que España importaba procedía de la Unión Europea. Dos décadas después, en 2020, la cuota es de sólo el 18,9%, según datos de Icex España Exportación e Inversiones.

 

Las cuotas en las exportaciones, por su parte, muestran que la industria que permanece en Europa y América es principalmente para el consumo local. El 75,1% de todas las exportaciones europeas de ropa y el 86,1% del hemisferio occidental permanecen dentro de sus respectivos mercados. En Asia, la cuota no llega al 30%.

 

 

 

 

Asia, cada vez más integrada

Asia no sólo no ha reducido su peso en el aprovisionamiento global, sino que ha disminuido su dependencia de otros mercados. El 85% de las importaciones de textil de los países asiáticos proceden de sus vecinos, frente al 70% de una década atrás.

 

Además, el 86,4% de la ropa que compra el continente procede de otros países asiáticos, mientras que sólo un 25,5% de la que produce se queda en la misma región.

Publicidad
Comentar
Compartir
...