Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre nuestra: Política de cookies

Líder en información económica del negocio de la moda

18 Nov 201705:49

h Entorno

Portugal: la sombra de la intervención cubre el segundo mayor cliente de la moda española

25 Mar 2011 — 00:00
Compartir
Me interesa

Modaes.- Portugal, el país con el que España comparte la práctica totalidad de la Península Ibérica, se enfrenta estos días con la amenaza de una posible intervención por parte de las autoridades comunitarias. A la crisis financiera se suma ahora la política, debido a la dimisión del primer ministro, José Sócrates, ante la incapacidad de sacar adelante un plan de reformas estructurales que buscaba, precisamente, evitar recurrir al crédito extraordinario del exterior.

La posible intervención, que ayer el presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Junker, cifró en 75.000 millones de euros, tendrá con toda probabilidad consecuencias sobre el consumo de los portugueses, lastrando en consecuencia las importaciones de todo tipo de productos.

 

Para el sector de la moda española, esta posibilidad afectaría a uno de sus socios más importantes, tanto a nivel de cliente como en calidad de proveedor, como revelan los valores registrados sobre la importación y la exportación con el país.

 

En 2010, el país luso se situó en segundo lugar en el ránking de los principales destinos de las exportaciones españolas de moda, con un total de 1.790,3 millones de euros y 257.000 operaciones, superado sólo por Francia, con 2.338,5 millones en compras de moda española.

 

En enero de este año, los dos países vecinos mantuvieron sus posiciones y, en el caso de Portugal, se realizaron 18.372 operaciones por un total de 139,8 millones en ventas de moda procedente de España.

 

Empresas como Inditex, Mango y Cortefiel tienen importantes intereses en Portugal, un país que eligen también muchas enseñas españolas de menor potencia para iniciar sus procesos de internacionalización.

Inditex, el mayor exportador español de artículos textiles, cuenta actualmente con 332 establecimientos en el mercado luso. Todas las cadenas de la compañía gallega están presentes en el país, con Zara a la cabeza. Zara, Zara Kids y Zara Home suman un total de 104 tiendas, seguidas por Pull & Bear (63), Bershka (45) y Massimo Dutti (43).

 

La compañía catalana Mango, que dio el salto internacional a partir de su entrada en el mercado luso, cuenta con alrededor de cincuenta establecimientos en las principales ciudades del país. Por su parte, Adolfo Domínguez cuenta con 22 tiendas en Portugal, la mayor parte de ellos ubicados en Lisboa, mientras que la red del grupo Cortefiel en el país supera los 20 establecimientos de su cadena de cabecera, Cortefiel.

 

Además de cliente, Portugal es uno de los principales proveedores de la moda española. El país tiene una clara importancia para la industria, especialmente en un momento en que las empresas están optando por producciones de proximidad para encajar mejor oferta y demanda. El 80% de la producción de Inditex, por ejemplo, se realiza en proximidad, es decir, en España, Portugal y Marruecos.

 

Según un reciente estudio elaborado por el Icex, “la industria de la confección, junto con la industria textil, conforman dos de los sectores con mayor representación en la estructura industrial portuguesa”.

En 2010, el país ocupó la sexta posición en el ránking de proveedores de moda española, con importaciones procedentes del país luso por 1.016 millones de euros en un total de 65.742 operaciones. En enero, las importaciones procedentes de Portugal sumaron 83,6 millones de euros, situando al país en séptima posición en el ránking de proveedores.

 

La moda en Portugal es, según el Icex, un sector caracterizado por una fuerte dependencia de mano de obra, por los bajos costes salariales y por ser una industria que se compone mayoritariamente por pequeñas y medianas empresas.

 

La mayor parte de las compañías están ubicadas en el norte del país, con ejemplos como Irmaos Vila Nova (con un volumen de negocio de 63,24 millones de euros), Confetil (43,83 millones de euros) y Ricon Industrial (37,8 millones de euros), entre las más de 1.200 empresas portuguesas dedicadas a la confección.

 

España es el principal destino de las exportaciones portuguesas de confección; en 2006, el mercado español representó más de un 50% de las ventas al extranjero del país luso, según datos del Icex. En el caso de las prendas de vestir, detrás de España aparecen Francia, Reino Unido y Alemania.

 

Si a nivel mundial China es hoy en día el mayor exportador de productos textiles y de confección, Portugal se sitúa en el puesto número doce de esta clasificación.

Publicidad
Relacionados
Compartir
Normas de participación

info@modaes.es

 

Política de validación de los comentarios:

 

Modaes.es no realiza validación previa para la publicación de los comentarios. No obstante, para evitar que comentarios anónimos afecten a derechos de terceros sin capacidad de réplica, todos los comentarios requieren de un correo electrónico válido, que no será publicado.

 

Escribe tu nombre y dirección de email para poder opinar sobre esta noticia: tras hacer click en el enlace que encontrarás en el correo de validación, tu comentario será publicado.

0 comentarios — Se el primero en comentar
...