Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

25 Ene 202106:15

Sourcing Keys (V): Los mayores ‘hubs’ industriales en Europa

Italia continúa siendo el mayor núcleo europeo de la industria de la moda, liderando el sector en el continente por número de empresas y trabajadores. Rumanía, por su parte, gana posiciones como el hub low cost local.
26 Jun 2017 — 04:07
S. Riera
Especiales relacionados
Compartir
Me interesa

El aprovisionamiento se ha convertido en uno de los pilares estratégicos para el negocio de la moda. Saber dónde, cómo y cuándo producir son cuestiones decisivas para el devenir de las empresas del sector. Modaes.es aborda las claves en las políticas de compras de las compañías y pone el acento en definir los principales hubs del sourcing y en los núcleos productivos de las materias primas. Bajo el título de Sourcing Keys, se irá trazando durante varias semanas una radiografía exhaustiva de los principales ejes geográficos en los que se concentran los distintos procesos manufactureros de la cadena de valor de la moda.


 

 

 

El fast fashion no sólo ha cambiado las reglas del comercio de moda, sino también las de la producción. La aceleración de los tiempos, el fin de las temporadas y la renovación constante de las colecciones ha modificado también las redes de aprovisionamiento. En este sentido, la proximidad ha vuelto a ganar competitividad y la industria textil en Europa ha recuperado músculo. Turquía, Portugal, Rumanía, Bulgaria y Polonia son tres de estos polos, aunque van ganando protagonismo otros países del Este, como Moldavia, Macedonia, Albania y Serbia.

 

La industria textil vuelve a ganar terreno en Europa. Después de años de deslocalización industrial y de adelgazamiento del sector, la actividad manufacturera de la hilatura, la tejeduría y la confección en el continente europeo consolida su avance. El sector en Europa elevó un 1,1% sus ventas el año pasado, hasta 171.100 millones de euros.

 

El ascenso de las ventas del sector en 2016 es el tercero consecutivo, pero el de menor intensidad, tras crecer un 2,8% en 2014 y un 3,6% en 2015, según datos de la patronal europea del sector The European Apparel and Textile Confederation (Euratex). La industria textil continuó tirando de las ventas del sector en 2016 tras aumentar un 1,9% su cifra de negocio y generar la mitad de los ingresos del conjunto de esta industria.

 

 

 

 

La confección europea, por su parte, incrementó su facturación un 0,7%, hasta 79.600 millones de euros, mientras que la producción de hilo sintético la disminuyó un ligero 2,6%, hasta 7.400 millones de euros. En cinco años, la actividad textil ha crecido un 8%, mientras que la de la confección lo ha hecho en un 3,9%, y la de hilo sintético la ha disparado un 10,4%.

 

El empleo del sector en Europa creció un 0,2% en 2016, hasta 1,69 millones de trabajadores. La confección continúa siendo el subsector más intensivo en mano de obra, con 1,02 millones de empleados. Le siguen el textil, con 649.000 trabajadores, y la hilatura sintética, con 20.000 trabajadores. La tejeduría es la única actividad en la que ha aumentado la contratación, con un alza del 2,8% en el último año, mientras que en la hilatura ha arrojado una evolución plana y en la confección ha retrocedido un 1,3%.

 

A lo largo del año pasado, Europa también aumentó el número de empresas de su industria textil y de la confección. El sector incrementó un 1,6% las compañías, hasta un total de 177.684 sociedades. Tras la fuerte caída registrada en 2013, cuando la estructura del sector encogió un 1,4%, todavía no ha recuperado la cifra previa de 180.200 empresas.

 

La confección concentra el mayor número de compañías, un total de 121.751, el 68,5% del total. Le sigue el textil, con 55.852 empresas, el 31,4%. La hilatura, por su parte, mantiene en Europa un total de ochenta sociedades.

 

 

Principales núcleos europeos del textil

Italia es el principal eje del sector en Europa. El país es el que concentra el mayor número de empresas en la industria del textil y de la confección, y el que emplea a más trabajadores en ella. En número de empresas, le siguen en la clasificación Rumanía, Polonia, Portugal, Alemania y Reino Unido. En volumen de trabajadores, los países que lideran el ránking junto a Italia son Polonia, República Checa, Portugal, Grecia y Reino Unido.

 

La industria textil es en la actualidad uno de los sectores manufactureros estratégicos de la economía italiana. El sector continúa sacando pecho del made in Italy con una industria que emplea a 405.000 trabajadores y cuenta con poco más de 50.000 empresas. En 2015, la industria italiana de hilatura, tejeduría y confección de prendas superó los 52.600 millones de euros en ventas.

 

Rumanía, por su parte, ha ido ganando posiciones como uno de los mayores proveedores de prendas confeccionadas para los retailers europeos por ser uno de los países de la Unión Europea con unos costes laborales más bajos. El pasado febrero, el Gobierno del país elevó el salario mínimo, que situó en 1.450 rons (316 euros). Hasta entonces, el sueldo mínimo del territorio estaba fijado en 1.250 rons (272 euros). Se calcula que en Rumanía operan alrededor de un millar de empresas en el ámbito del textil de cabecera y otras 3.000 en el de la confección.

 

En el caso de Alemania, la industria de la confección ha prácticamente desaparecido y la industria textil ha dado un giro de 180 grado para orientarse hacia otros sectores industriales más allá de la moda. El sector alemán ha sido el que más se ha volcado en la transformación de sus empresas hacia nuevos modelos productivos y nuevos desarrollos de producto adentrándose en el ámbito de los textiles técnicos.

 

Por otro lado, Reino Unido, cuna europea de la industria textil, ha vuelto a reivindicar el made in Britain y ha empezado a atraer de nuevo inversión en el sector. Según datos de la UK Fashion and Textiles Association (Ukft) correspondientes a 2015, el número de empresas del sector creció un 7,6% respecto al año anterior, hasta 7.880 compañías. En concreto, la mayor subida la protagonizaron los confeccionistas que elevaron el número de compañías un 10,7%. El empleo del sector superó en 2015 los 132.000 trabajadores, su nivel más alto desde 2006.

Publicidad
Relacionados
Comentar
Compartir
...