Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

01 Ago 202122:30

Las exportaciones textiles de China se disparan un 30% en el año del Covid-19

El incremento de la demanda de mascarillas y otros equipos de protección individual ha compensado en parte la caída de la industria de la moda.

30 Mar 2021 — 12:12
Modaes
Compartir
Me interesa

Las exportaciones textiles de China se disparan un 30% en el año del Covid-19

 

 

El textil chino resiste en el año de la pandemia. Las exportaciones de artículos textiles del gigante asiático se dispararon un 30% en 2020 pese a la caída de la demanda de la industria de la moda y las disrupciones que ocasionó el Covid-19 en la cadena de valor del sector, según ha adelantado Cgtn News.

 

En concreto, las exportaciones textiles se dispararon un 29,2%, hasta 153.840 millones de dólares. Las de ropa, en cambio, cerraron el año en descenso. En conjunto, las ventas al extranjero de textil y confección repuntaron un 9,6%, hasta 291.220 millones de dólares entre enero y diciembre, según datos provisionales.

 

El país, uno de los mayores importadores de algodón e inmerso ahora en el escándalo de Xinjiang, donde la minoría musulmana uigur está sometida a trabajos forzados, disparó un 17% sus compras de algodón al extranjero, hasta 2,16 millones de toneladas.

 

China fue el primer país que paralizó su producción por el estallido del coronavirus. En enero, las fábricas echaron el cierre con motivos de las festividades del año nuevo chino y ya no volvieron a abrir hasta principios de marzo, justo cuando comenzaba el confinamiento en Occidente.

 

 

 

 

En un principio, la disrupción de la producción en el país motivó que parte de la fabricación se trasladara a otros mercados del entorno, pero con el cierre de tiendas en Europa y Estados Unidos los retailers terminaron cancelando en masa los pedidos.

 

Sin embargo, la producción de mascarillas y de tejidos para equipos de protección individual (EPI) consiguió salvar el año para la industria textil en el país, que se convirtió en la tabla de salvación ante el desabastecimiento en Occidente.

 

España, por ejemplo, disparó un 30% sus importaciones de hilados, tejidos y artículos similares en 2020, hasta superar los 5.000 millones de euros. China fue el país que más capitalizó este aumento de la demanda, ya que era uno de los pocos que disponía de stock a gran volumen de los materiales necesarios para la producción de EPIs.

 

En concreto, las importaciones al país de esta categoría se más que duplicaron, pasando de 964,2 millones entre enero y noviembre de 2019 a 2.624 millones en los once primeros meses de 2020.

Publicidad
Comentar
Compartir
...