Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

25 Sep 202117:48

Las cancelaciones ‘ahogan’ al textil: el sector prevé reducir un 28% su facturación este año

Desde el inicio de la pandemia, los pedidos se han desplomado un 31%, según una encuesta realizada por la Itmf entre el 28 de marzo y el 6 de abril. Sudamérica y África son los más afectados.

16 Abr 2020 — 04:54
I. P. G.
Temas relacionados
Compartir
Me interesa

Las cancelaciones ‘ahogan’ al textil: el sector prevé reducir un 28% su facturación este año

 

 

Avalancha de cancelaciones, impagos y fábricas cerradas. El corte drástico en la demanda de moda en todo el mundo está afectando profundamente a la industria textil: sin clientes y sin tiendas, nadie necesita más stock. Los pedidos se han reducido un 31% desde el estallido de la pandemia y los empresarios prevén una caída de ingresos de hasta el 28% este año.

 

Así se desprende de la encuesta realizada por la International Textile Manufacturers Federation (Itmf) entre el 28 de marzo y el 6 de abril. Los datos han empeorado notablemente en las últimas semanas: en un primer sondeo, realizado entre el 13 y el 25 de marzo, los industriales percibían una caída de los pedidos del 8% y anticipaban que su facturación se reduciría un 10% en 2020.

 

Desde entonces, la situación ha cambiado dramáticamente. Los cierres de tiendas, que entonces se limitaban a las potencias europeas, son ya la norma en todo el globo, y en los mercados productivos se suceden los despidos por la oleada de cancelaciones de pedidos.

 

Sólo en Bangladesh, unas 1.025 fábricas habían registrado un impacto en sus exportaciones por valor de 2.810 millones de dólares, entre pedidos cancelados y retenidos, según datos recogidos por la Itmf.

 

 

 

 

Desde que comenzó la pandemia, los industriales más afectados han sido los de Sudamérica, con un desplome de los pedidos del 41% por la contracción de la demanda de Estados Unidos, el principal destino de sus exportaciones.

 

Le sigue África, adonde también han llegado las medidas de contención. El norte del continente es un importante polo de aprovisionamiento en proximidad de la moda europea, mientras países subsaharianos como Etiopía llevan años posicionándose como el próximo gran hub para el sector. Sin embargo, la crisis ha cortado esas aspiraciones: los productores textiles del continente han registrado un desplome del 38% en los pedidos.

 

Las caídas son también notables, aunque más moderadas, en Europa, incluyendo Turquía (35%), en Norteamérica (33%), y en el sur y Sudeste Asiático (con descensos del 30% y 34%, respectivamente).

 

En cambio, el este de Asia, donde se incluye China, donde comenzó el brote del coronavirus, la caída es más moderada, con un descenso medio de los pedidos del 20% desde que comenzó la pandemia.

 

África es una de las regiones más afectadas, con un desplome de los pedidos del 38%

“En las últimas dos o tres semanas, la mayoría de compañías textiles de China han incrementado la producción; además, las tiendas han reabierto y el consumo se está recuperando”, apuntan desde la Itmf.

 

El mapa es similar en lo que se refiere a las previsiones de facturación para 2020. De media, los empresarios estiman un descenso del 28% este año, frente al 10% de la primera oleada de la encuesta. África es en este caso el continente más pesimista, con un desplome previsto del 45% de la facturación.

 

Le sigue Sudamérica, donde las cancelaciones de pedidos motivarán un descenso del 41% de los ingresos, y Europa, con una caída del 33%. El sur de Asia es la región más optimista, con una caída prevista del 15%.

 

En el este de Asia, en cambio, pese a la reactivación de la industria los empresarios han empeorado drásticamente sus previsiones: de la caída del 8% que preveían en el primer estudio al 24% actual.

 

 

 

 

“Muy pocas compañías han registrado aumentos de pedidos desde el inicio de la crisis, y las que lo han hecho son empresas de confección que han podido adaptarse para producir equipos de protección personal y otros textiles médicos”, subraya la Itmf.

 

En este sentido, una de las pocas oportunidades que perciben los encuestados es un potencial aumento de la demanda de tejidos con funciones sanitarias o de protección. Además, algunas empresas han expresado que esperan salir de la crisis más fuertes tras haber optimizado sus procesos internos”.  

 

Pero, a corto plazo, el desafío es mayúsculo. “La caída de las ventas de moda causada por la crisis del Covid-19 es relativamente peor que en muchas otras categorías de producto, quizás porque empezó desde una base más débil”, sostiene el informe.

 

A los problemas de liquidez por la caída de ventas se suma un potencial impacto en el margen por la oleada de descuentos. “Los grandes retailers online están ya intentando impulsar sus ventas ofreciendo grandes descuentos -apunta la Itmf-; esto se produce en el momento en el que se supone que la entrada de la primavera debe crear demanda de renovar los armarios en Europa y Estados Unidos”.

 

Esto impactará especialmente, sostiene la federación, en los operadores más pequeños, y ha motivado que asociaciones de países como Francia reclamen al gobierno regular los periodos de rebajas.

Publicidad
Comentar
Compartir
...