Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

27 Oct 202101:52

La moda pierde peso en el gasto familiar

02 Nov 2011 — 00:00
Compartir
Me interesa

Modaes.- La crisis ha cambiado los patrones de comportamiento de los hogares españoles, lo que ha afectado directamente al consumo de productos de moda. En 2010, vestido y calzado suponían el 5,6% del gasto familiar. En 2009, el 5,8% del presupuesto familiar se destinaba a la compra de artículos de moda, mientras que esta tasa llegaba al 6,8% en 2006, antes de la crisis.

Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), en 2010 cada familia gastó 1.681,8 euros en ropa y calzado, sobre un gasto familiar global de 29.813,4 euros. A mayor capacidad económica, el peso de la moda en el gasto familiar fue superior: en una familia con recursos inferiores a los 500 euros al mes, la ropa y el calzado se llevaron el 4,2% del gasto total, y en una familia con más de 5.000 euros mensuales, este porcentaje sube hasta el 6,4%.

 

La disminución anual en el gasto realizado por los hogares en moda se sitúa en el 4,2% entre 2006 y 2010. La disminución fue superior a otros grupos de gasto, como el de hoteles, cafés y restaurantes, con un descenso del 4,7%; mobiliario, equipamiento y otros gastos de la vivienda, del 4,6%, y otros bienes y servicios, del 4,5%.

 

Por el contrario, el cambio de hábitos de los consumidores ha hecho que el presupuesto familiar destinado a otras partidas aumente, como en el caso de la enseñanza, con una subida media anual del 9,6%. En los últimos años también ha aumentado el desembolso en transporte, un 1,6%; bebidas alcohólicas y tabaco, un 1,3%, y vivienda, agua, electricidad y combustibles, un 0,4%.

Publicidad
Comentar
Compartir
...