Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

01 Ago 202111:48

La moda encara la crisis con menos público: España pierde medio millón de su cliente estrella

El consumidor tipo que más dinero gasta en moda al año son las mujeres de entre 30 años y 44 años. Pero no sólo hay menos que antes de la anterior crisis, sino que han recortado su gasto.

08 Jun 2020 — 04:57
Iria P. Gestal
Compartir
Me interesa

A todos los desafíos a los que se enfrenta la moda se suma uno puramente demográfico: su clienta estrella desaparece. Las compañías del sector se enfrentan a una nueva crisis desde un peor punto de partida que en la anterior: su clienta principal, las mujeres de entre 30 y 44 años, son menos que en 2007 y han recortado su gasto.

 

Según la Encuesta de Presupuestos Familiares, elaborada por el Instituto Nacional de Estadística (INE), las mujeres de entre 30 y 44 años gastan, de media, casi 690 euros al año en vestido y calzado, más que ningún otro grupo de población.

 

Pero si, a 1 de enero de 2007, justo antes del estallido de la Gran Recesión, había 5,6 millones de estas clientas en España, hoy son casi medio millón menos, unos 5,1 millones, también según datos del INE.

 

Pero no sólo hay menos, también gastan menos que justo antes de la anterior crisis. En 2007, las mujeres de entre 30 y 44 años desembolsaban al año 949 euros en ropa y calzado. Once años después, la cifra ha caído hasta 689 euros, un 27,4% menos. El gasto medio total de los españoles en ropa ha descendido un 30,7% en el mismo periodo, hasta 780 euros.

 

 

 

 

 

Entre la caída del número de clientes y el descenso del gasto, desde 2007 se han evaporado unos 1.779 millones de euros de gasto en moda, y eso sólo teniendo en cuenta al grupo de población que más gasta.

 

La situación no mejora en el resto de grupos demográficos. En 2007, el segundo mejor cliente de la moda eran las mujeres de entre 45 y 64 años, con un gasto de 874 euros por persona año. En 2020, estas clientas gastan 255 euros menos en ropa y calzado, unos 618 euros, situándose en tercera posición.

 

La mala noticia para el sector es que es probablemente a la peor clienta que podía perder, porque es el único grupo de población, junto con los mayores de 65 años, que ha continuado creciendo durante este periodo: de 5,5 millones de mujeres en 2007 a 6,9 millones a 1 de enero de 2020.

 

 

 

 

Los mejores clientes masculinos del sector son los hombres de entre 30 y 44 años, que se han situado en la segunda posición del ránking tras la caída del gasto de otros grupos demográficos. En 2018, estos clientes gastaban en moda unos 622,9 euros al año, 170 euros menos que en 2007. En España hay unos 5,1 millones de hombres que encajan en este rango de edad, más de 700.000 personas menos que antes del estallido de la crisis anterior.  

 

¿Y los más jóvenes? No son precisamente el salvavidas del sector. Las mujeres de entre 16 y 29 años son el grupo más numeroso en población, unas 7,2 millones, pero han hundido su gasto en ropa en 225 euros en estos once años, hasta 597,7 euros en 2018.

 

Los hombres de ese rango de edad, por su parte, gastan más bien poco en ropa: unos 550 euros al año, en línea con lo que desembolsan los mayores de 65 años.

Publicidad
Comentar
Compartir
...