Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

12 Abr 202118:09

La moda catalana: un sector de 800 empresas y un negocio de 14.500 millones

El 57% de las compañías del sector está compuesto por marcas, mientras que el 43% restante son proveedores. En conjunto, la moda catalana genera un empleo a 64.193 personas.

 

19 Jun 2019 — 13:11
Javier Cumellas
Compartir
Me interesa

La industria catalana de la moda genera una facturación anual de 14.507 millones

 

 

El sector de la moda en Catalunya genera una facturación agregada de 14.507 millones de euros al año. En conjunto, hay 793 empresas que se dedican a esta industria que da empleo a 64.519 personas.

 

El 57% del tejido productivo está compuesto por marcas que pueden tener control sobre el retail, mientras que el 43% lo configuran los proveedores, según se desprenden el informe sobre el sector de la moda presentado hoy por la Generalitat de Catalunya en colaboración con el clúster Modacc.

 

En este sentido, 452 empresas acaparan el 84% de la facturación agregada, con un valor que asciende a 12.185 millones de euros, mientras que las empresas que realizan actividades productivas, unas 317, representan entorno al 20% de la facturación agregada del sector.

 

 

 

 

El estudio señala que entre 2012 y 2017, las empresas catalanas de moda han crecido de media un 2,4% al año, algo que ha venido impulsado por aquellas marcas que poseen su red propia de tiendas. En este sentido, cerca del 50% de las empresas catalanas exportan la mitad de sus ventas a otros países.  

 

El análisis señala que la mayoría de las pymes catalanas que compiten con empresas multinacionales apuestan en gran medida por el low cost. No obstante, otras marcas se han hecho un hueco en el segmento del lujo y premium adoptando un diseño identitario lo que les ha permitido dirigirse a un público concreto y ser referentes en su sector.

 

El informe también indica que a nivel global, la industria de la moda alcanzará un valor total de 2,5 billones de dólares este año con una alza en las ventas de entre un 3,5% y el 4,5%. Esta alza vendrá impulsada por China que podría superar a los Estados Unidos como primer mercado de consumo más grande del mundo.

 

 

 

 

Principales cambios

Uno de los principales factores que han alterado el negocio de la moda en los últimos años ha sido los cambios en los hábitos del consumidor final. El estudio recoge como el gasto en moda aún no se ha recuperado tras la crisis económica. Mientras en 2007 cada español se gastaba un 6,6% en moda, en 2017 esta cifra alcanzaba el 5,2% sobre el total de la cesta de la compra, un dato que se ha ido incrementando durante cuatro años consecutivos.

 

La relación calidad y precio sigue siendo el principal factor que determina la compra del cliente ya que aprovecha los descuentos, promociones y las ofertas de fuera de temporada. En esta línea, los consumidores ponen más el acento en la necesidad de conectar con las marcas a través de los influencers frente a los anuncios publicitarios tradicionales. Además, la sostenibilidad y los productos de segunda mano ganan mayor relevancia, aunque buena parte de los clientes no están dispuestos a pagar más dinero por un producto sostenible, según el informe.

 

En cuanto a los cambios en el canal de venta, el estudio de la Generalitat de Catalunya constata que la moda se está digitalizando y augura que la tienda física no acabará de desaparecer pero tendrá que adaptarse a los nuevos tiempos. De hecho, las ventas online en todo el mundo alcanzarán el 25% en 2020, mientras que se prevé que China gastará más moda online que Europa y Estados Unidos juntos. En Reino Unido y Alemania, lo hará un 18%, y un 15% en Francia.

 

El estudio concluye mencionando los retos más acuciantes que amenazan a las marcas son la conexión con el cliente final, la internacionalización, la digitalización en toda la cadena de valor, así como la mejora del producto en términos de sostenibilidad y el ahorro de en los procesos de aprovisionamiento y logísticos. Asimismo, se menciona la necesidad de incorporar talento especializado en las tiendas y en los equipos tecnológicos, e integrar el entorno del negocio mediante los influencers, la omnicanalidad y fashion tech.   

Publicidad
Comentar
Compartir
...