Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre nuestra: Política de cookies

Líder en información económica del negocio de la moda

21 Oct 201819:18

h Entorno

La industria de la moda ‘pincha’ en 2017 y desvanece el sueño de la relocalización

Tras varios años al alza, el sector contrajo en 2017 la producción y la cifra de negocio industrial. Los únicos indicadores positivos fueron los del empleo y las exportaciones.

23 Feb 2018 — 05:00
Silvia Riera
Me interesa

La industria de la moda ‘pincha’ en 2017 y desvanece el sueño de la relocalización

 

 

El sueño de la relocalización se desvanece. Tras encadenar varios años de ascensos, la industria de la moda en España ha frenado en seco en 2017, con caídas en la producción industrial y su cifra de negocio. Los únicos indicadores que han registrado una evolución positiva en el sector han sido el empleo y las exportaciones.

 

La producción textil cerró 2017 por primera vez a la baja desde 2012. El Índice de Producción Industrial (IPI) del sector concluyó el año con un retroceso del 1,1% tras doce meses de altibajos, pero de clara tendencia bajista, con caídas que llegaron al 11,7% en abril o al 10,7% en agosto, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

 

La confección, en cambio, retomó la senda alcista y registró un alza del 1,7% en 2017, dejando atrás el traspié de 2016, cuando marcó un retroceso del 5,7% después de dos años de recuperación. El cuero y el calzado, por su parte, cerró el año con una caída del 4,5%, la tercera consecutiva. El descenso fue mucho más acentuado que el del año anterior, cuando el retroceso fue del 2,7%.

 

 

 

 

La facturación de la industria textil, la confección y el calzado se desplomó en 2017. En el caso del textil, las ventas del sector marcaron un retroceso del 3,2%, su mayor caída desde 2012. La cifra de negocio de la industria textil se mantenía al alza desde 2013, aunque el año pasado ya aminoró el ritmo, con un avance del 1,7%.

 

La confección, por su parte, cerró 2017 con un descenso del 2% frente a la subida del 0,8% registrada en 2016. Al igual que la industria textil, la facturación de la confección no registraba caídas desde 2012.

 

En la piel y el calzado, las ventas se contrajeron un 8% en 2017, ante el ascenso del 4% del año anterior. La evolución del sector ha sido muy dispar en los últimos años: tras desplomarse un 18,7% en 2012, la facturación se disparó un 27,8% en 2013. Sin embargo, en los dos años posteriores, las ventas de la industria del cuero y del calzado volvieron a contraerse.

 

 

 

 

 

Los precios industriales, por su parte, se mantuvieron al alza en los tres subsectores en 2017En el textil, el Índice de Precios Industriales (Ipri) retomó la senda inflacionista encareciéndose un 0,5%, marcando la mayor subida de los últimos cuatro años.

 

La confección concluyó el año con una subida de sus precios industriales del 0,7%, la mayor desde 2014. El cuero y el calzado, por su parte, se mantuvo como la más inflacionista del sector, con una subida por encima del 1%.

 

 

Subidas en el empleo y las exportaciones

Pese al freno de la producción y la caída de su cifra de negocio, el sector ha continuado creando empleo en 2017, aunque a un ritmo menor. El número de ocupados en los sectores del textil, la confección y el calzado en el país se situó en 177.800 personas a cierre de 2017, rozando así niveles de 2010. La cifra supone un aumento del 7% respecto al mismo periodo del año anterior, frente al alza del 16% anotada en 2016, según datos de la Encuesta de Población Activa (EPA), recogidos por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

 

Por subsectores, el textil y la confección lideraron la creación de empleo en 2017, con incrementos del 14,4% y del 12,4%, respectivamente. El calzado, pese a mantenerse como el mayor empleador del sector, destruyó un 1,9% de los puestos de trabajo.

 

 

 

 

 

 

 

La subida del empleo en la moda española que indica la EPA está muy por encima a los datos que reveló la Seguridad Social. La industria textil, de la confección y del calzado sumó a cierre de 2017 un total de 141.237 afiliados medios, lo que supuso la creación de 1.592 puestos de trabajo respecto al año anterior.

 

Los datos de la Seguridad Social por subsectores van en línea con los de la EPA. Las industrias del textil y la confección incrementaron sus plantillas en 2017 un 2,5% y un 1,2%, respectivamente, mientras que el calzado la encogió, con una caída del 0,2%, acumulando dos ejercicios en descenso.

 

También fue positivo el dato de las exportaciones, que cerraron el año con un ascenso del 7,4%, batiendo la barrera de los 24.000 millones de euros. La moda continuó así con la senda alcista que mantiene de forma ininterrumpida desde 2013 cuando, en plena crisis económica, las empresas se volcaron en el extranjero para compensar el descenso del consumo local.

 

La moda también encogió en 2017 su déficit comercial, que situó en 2.560 millones de euros frente a los 3.484 millones de euros del año anterior. La caída estuvo motivada por el menor ascenso de las importaciones que avanzaron sólo un 2,9%, hasta 27.005 millones de euros.

 

El calzado, por su parte, también mantuvo su pulso exportador, aunque a un ritmo menor. En 2017, las ventas al extranjero del sector se incrementaron un 2,6%, marcando su menor subida desde 2015. El calzado mantuvo el superávit, pese a que las importaciones se dispararon un 10,5%.

 

 

 

 

 

 

 

Pese a los récords, los precios de las exportaciones cayeron en el textil, la confección y el calzado. El Índice de Precios a la Exportación (Iprix) del sector textil cerró 2017 con un retroceso del 0,2% respecto al año anterior, registrando su primera caída desde 2013. El precio de las ventas al extranjero de la industria textil fue al alza hasta mayo, cuando viró el rumbo y encauzó una senda bajista.

 

El Iprix de la confección cerró 2017 con un retroceso del 1,2% respecto al año anterior, su mayor caída desde 2009, y el cuero y el calzado, con un descenso del 0,8%, el mayor desde 2006, el primer año desde que el Instituto Nacional de Estadística (INE) recopila estos datos.

 

También cayeron los precios de las importaciones en cada uno de los subsectores de la industria de la moda. El textil abarató sus compras un 3,1% en 2017, marcando su mayor caída en la última década; la confección contrajo los precios un 3,5%, también su mayor contracción en los últimos diez años, y el calzado, un 3,6%, frente al alza del 1,9% de 2016.

Publicidad
Normas de participación

info@modaes.es

 

Política de validación de los comentarios:

 

Modaes.es no realiza validación previa para la publicación de los comentarios. No obstante, para evitar que comentarios anónimos afecten a derechos de terceros sin capacidad de réplica, todos los comentarios requieren de un correo electrónico válido, que no será publicado.

 

Escribe tu nombre y dirección de email para poder opinar sobre esta noticia: tras hacer click en el enlace que encontrarás en el correo de validación, tu comentario será publicado.

0 comentarios — Se el primero en comentar
...