Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

14 Abr 202103:58

El Covid-19 hunde a la estrella de la moda española: el calzado lidera las caídas de empleo, ingresos y producción

El calzado cierra un año negro al no poder capitalizar ninguna de las dos tendencias de 2020: el tiempo en casa, que ha impulsado algunas subcategorías de la confección, y los artículos sanitarios, que salvaron parte del negocio del textil.

05 Mar 2021 — 05:00
Iria P. Gestal
Compartir
Me interesa
El Covid-19 hunde a la estrella de la moda española: el calzado lidera las caídas de empleo, ingresos y producción

 

 

Era la gran esperanza de la relocalización. El único subsector de la industria de la moda que había logrado mantenerse entre los hubs más importantes de Europa, produciendo para las principales firmas del mundo e, incluso, creando marca. Pero el Covid-19 lo ha arrasado todo. En 2020, el calzado ha liderado las caídas de ingresos, producción y empleo, mientras que en exportaciones sólo le ha superado la ropa masculina. 

 

A diferencia del textil y la confección, el calzado no ha podido capitalizar las grandes tendencias de 2020: ni el aumento del tiempo en casa, que impulsó a algunas subcategorías de la confección, ni la demanda de artículos sanitarios, que salvaron parte del negocio textil.

 

El calzado ha sido el único subsector de la industria de la moda que no incrementó su producción ni un solo mes de 2020. El Índice de Producción Industrial (IPI) del sector cerró el año con un desplome del 28,2%, la mayor de la serie histórica.

 

El descenso está por debajo del registrado por el textil, que cayó sólo un 7,9%, y casi a la par con la confección, que se hundió un 26,5%, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). Mientras que el resto de sectores remontaron a partir de junio, el cuero y el calzado se ha mantenido en tasas negativas de alrededor del 30% cada mes.     

 

 

 

 

 

 

La tendencia se replica en la facturación y en el empleo. El Índice de Cifra de Negocios (ICN) del sector se desplomó un 27,1%, el mayor descenso desde que hay datos disponibles, y no se incrementó ni un solo mes de 2020. Igual que la producción, la evolución de los ingresos apenas ha mejorado desde agosto, con caídas de más del 20% cada mes.

 

Ante esta brusca caída de la actividad, el calzado ha sido también la categoría que encaró un mayor ajuste de plantilla en 2020. El sector cerró el año con 7.291 trabajadores menos, hasta 36.163 personas, lo que supone un descenso del 16,8%.

 

El negocio de calzado ya había comenzado el año con mal pie, con un descenso en el número medio de afiliados del 4,2% en enero y del 3,6% en febrero. A partir de marzo se produjo la debacle, con descensos interanuales que llegaron a superar el 30% en abril, pese a que los afectados por expedientes de regulación temporal de empleo (Ertes) se consideran empleados.

 

Desde entonces, las caídas interanuales han seguido superando el 10% mes a mes. El sector encadena ya 28 meses consecutivos de destrucción de empleo y, sólo desde el arranque de la pandemia ha destruido 12.246 puestos de trabajo.

 

 

 

 

 

 

Mercado exterior

El calzado ha sido también una de las categorías más golpeadas en el mercado exterior, uno de los puntos fuertes de la industria española. En 2020, el sector se mantuvo como la segunda categoría de moda que más exporta España, sólo por detrás de la confección femenina, pese a registrar un desplome del 17,8%.

 

La caída fue menor a la registrada por otras grandes categorías como la perfumería, que hundió sus ventas al extranjero un 33,4%, o la moda femenina, que las hundió un 35%, según datos de Icex España Exportación e Inversiones.

 

Las exportaciones de calado se situaron en 2.060 millones de euros en 2020, frente a los 2.504 millones del año anterior. Sólo dos clientes han incrementado sus compras de calzado en el último año: Polonia, con un alza del 7,9%, y Rusia, con un aumento del 1,2%. A Francia, que continúa siendo el principal destino exterior, las ventas retrocedieron un 13,3%, a Italia, un 19,6% y a Alemania, un 11,5%.

 

Las importaciones, por su parte, se hundieron un 20,5%, hasta 2.133 millones de euros, situándose también por detrás del descenso del 31% registrado por la confección para hombre.

 

Pese a la caída de la demanda, el calzado se ha mantenido como uno de los sectores más inflacionistas de la moda. En 2020, el Índice de Precios al Consumo (IPC) del calzado para hombre se situó en el 0,7% y el de mujer y el de niño, en el 1,2%. También incrementó sus precios por encima de la media la reparación y el alquiler de calzado, con una subida del 1,7%.

Publicidad
Comentar
Compartir
...