Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre nuestra: Política de cookies

Líder en información económica del negocio de la moda

13 Nov 201821:52

h Entorno

El calzado da al salto al retail para driblar la crisis del multimarca

Pikolinos, Hispanitas, Panama JackPura López o Callaghan son algunas de las marcas que están buscando locales para dar el salto al retail. El cierre de muchos comercios multimarca en España, sobre todo a raíz de la crisis, ha provocado que las marcas de calzado estudien abrir sus propias tiendas, ya sea bajo su propia gestión o...
30 Jun 2014 — 04:48
S. Riera
Me interesa

Pikolinos, Hispanitas, Panama Jack, Pura López o Callaghan son algunas de las marcas que están buscando locales para dar el salto al retail. El cierre de muchos comercios multimarca en España, sobre todo a raíz de la crisis, ha provocado que las marcas de calzado estudien abrir sus propias tiendas, ya sea bajo su propia gestión o a través de socios franquiciadores.

 

Los grandes del calzado tratan de permanecer con fuerza en el mercado español y tratan de compensar la pérdida de cuota de mercado del establecimiento tradicional con la creación de su propia red de distribución. Pikolinos acaba de abrir sus primeras flagship stores en España y en México; Hispanitas inicia su andadura en el retail y contempla la apertura de tiendas insignia en grandes ciudades; Panama Jack suma ya nueve tiendas; Pura López tiene por el momento dos establecimientos en Roma y París y busca locales en los principales ejes comerciales de España; y Callaghan ha puesto en marcha un plan para abrir franquicias.

 

El canal en el que tradicionalmente han operado la mayoría de marcas españolas de calzado ha sido el multimarca. Pero este tipo de establecimiento ha sido el que más ha sufrido la crisis de consumo, sobre todo porque se ha sumado a una profunda transformación de su modelo de negocio, al encarecimiento de los locales comerciales y a la falta de relevo generacional en pequeñas empresas de raíz familiar, que representan el grueso del multimarca en España.

 

“El multimarca tiene un grave problema de pagos por la caída de las ventas, exige descuentos y carecen de crédito y de garantías”, asegura Luis Lara, socio-director de la consultora de retail Retalent y autor del libro Por qué unas tiendas venden y otras no. “Es un canal que, tanto en España como en otros países, para mantener su facturación, muchas veces no le queda otra que transformarse en monomarca”, apunta el experto.

 

La caída de las ventas en el comercio multimarca desde que empezó la crisis ha provocado el cierre de muchos de los establecimientos. Pero además del descenso del consumo, las tiendas tradicionales tienen que hacer frente a un desplome de los márgenes como consecuencia del aumento de las ventas en periodos de rebajas o por las promociones, según explica el presidente de la asociación de comercio textil (Acotex), Borja Oria.

 

En este sentido, Oria  asegura que una de las fórmulas que está aplicando el multimarca para sobrevivir es ampliar su oferta y abrirse a otros segmentos. En el caso de las tiendas de moda, muchas de ellas han ido incorporando líneas de calzado y de complementos para dar una oferta más global.

 

El monomarca puede ser el plan b del calzado para esquivar la crisis del multimarca, pero el sector no lo tiene todo a favor. Para lanzarse al retail, “una marca debe ser muy fuerte y tener una buena imagen, con un universo que refleje todo un estilo de vida, además de tener una colección muy variada, con diferentes tipologías de producto”, señala Lara.

 

“El problema del calzado es que muy pocas marcas son capaces de tener un concepto de tienda fuerte”, subraya el experto. Lara pone como ejemplo Pretty Ballerinas como una enseña de calzado que actúa de manera correcta, sobre todo, por elegir locales con poca superficie comercial.

 

En este sentido, el analista recuerda que los establecimientos de calzado tienen poca rentabilidad porque la mitad del espacio de la tienda se destina al almacén. En el caso de la ropa, por ejemplo, sus comercios tienen una mayor rentabilidad y, de ahí, que cadenas de calzado, como Cuplé, estén incorporando a su oferta de zapatos líneas de complementos y de moda.

 

Una de las enseñas españolas de calzado que se niega de manera rotunda a lanzarse al retail es Paco Herrero. La marca, que ya intentó abrir tiendas propias a finales de los noventa, acabó cerrando los establecimientos ante el esfuerzo de renovar la colección de manera constante y la exigencia de ampliar la colección a otros ámbitos en los que no opera.

Publicidad
Normas de participación

info@modaes.es

 

Política de validación de los comentarios:

 

Modaes.es no realiza validación previa para la publicación de los comentarios. No obstante, para evitar que comentarios anónimos afecten a derechos de terceros sin capacidad de réplica, todos los comentarios requieren de un correo electrónico válido, que no será publicado.

 

Escribe tu nombre y dirección de email para poder opinar sobre esta noticia: tras hacer click en el enlace que encontrarás en el correo de validación, tu comentario será publicado.

0 comentarios — Se el primero en comentar
...